Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Dan paso fundamental para conseguir antídoto para la ricina al identificar a la proteína Gpr107

1 diciembre, 2011
Identifican la proteína que hace letal a ricina. eluniversal.com.mx. 01/12/11. Hasta ahora no existe antídoto contra esta toxina, pero un gramo puede matar a 36 mil personas.Un grupo de investigadores austríacos identificaron la proteína que hace letal a la ricina, una toxina utilizada como arma biológica, informó el Instituto de Biotecnología Molecular de Austria (IMBA).Hasta ahora no existe antídoto contra esta toxina, pero la identificación de la proteína Gpr107 en las células de las víctimas, imprescindible para que la ricina tenga efecto mortal, es un gran paso para desarrollarlo, explicó en un comunicado el IMBA.
Leer relacionado en cordis (19/12/11): El enigma de la ricina resuelto con ayuda de las nuevas tecnologías
Dan paso fundamental para conseguir antídoto para la ricina al identificar a la proteína Gpr107
Semillas de ricino
(Sertox)
El investigador Ulrich Elling, cuyos experimentos lograron dar con esa proteína, considera que se podrá desarrollar con rapidez un antídoto después del descubrimiento.

El científico utilizó una nueva tecnología que permite seguir en un corto espacio de tiempo mutaciones en el genoma de mamíferos y que cree que será revolucionaria en el mundo de la biotecnología.

De esta forma, Elling pudo reproducir millones de mutaciones genéticas en células madre de roedores y dar con la proteína clave.

Los científicos recuerdan que, debido a que esta toxina se puede obtener de las semillas del ricino, algunos grupos terroristas, como Al Qaeda, habían mostrado interés en utilizarla para atentar contra centros comerciales o transportes públicos.

Según los expertos, un gramo de ricina puede matar a 36 mil personas y se considera 500 veces más potente que el veneno de la cobra y mil 500 veces más letal que el cianuro.

Uno de los casos más notorios de envenenamiento con ricina fue el asesinato, en 1978, del disidente búlgaro Georgi Markov, de 49 años, en el puente de Waterloo de Londres.

Markov falleció tres días después de ser pinchado el 11 de septiembre de 1978 en la parada de un autobús con la punta envenenada de un paraguas que llevaba un desconocido.