Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Crean polímeros emisores de luz que se unen a priones tóxicos y eliminan su peligrosidad

4 julio, 2012
Moléculas para combatir los priones. cordis.europa.eu. 15/06/12. Se han creado unos polímeros emisores de luz con el propósito y la capacidad de unirse a priones tóxicos y eliminar su peligrosidad. Este método podría dar lugar a una posible cura para distintas enfermedades destructoras de células nerviosas mortales. El estudio, realizado por científicos suecos y suizos, recibió apoyo del proyecto LUPAS («Polímeros luminiscentes para imagen en vivo de firmas amiloides»), financiado con cerca de 5 millones de euros en virtud del tema «Salud» del Séptimo Programa Marco (7PM) de la Unión Europea. Los resultados del estudio se han publicado en Journal of Biological Chemistry. 
Crean polímeros emisores de luz que se unen a priones tóxicos y eliminan su peligrosidad
Esta investigación, absolutamente pionera, la llevaron a cabo investigadores de la Universidad de Linköping (Suecia) en cooperación con colegas del Hospital Universitario de Zúrich (Suiza). Los autores afirman que es la primera vez que se logra demostrar la posibilidad de tratar enfermedades como la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) y la de Creutzfeldt-Jacobs mediante moléculas LCP («polímeros conjugados luminiscentes»). Los trabajos comprendieron ensayos con estos LCP en secciones de tejidos infectadas con priones. Los resultados apuntan a que se reduce de forma drástica la cantidad de priones, su toxicidad y su infectabilidad. 
«La observación de este efecto en infecciones de priones nos invita a pensar que se puede aplicar el mismo método en la enfermedad de Alzheimer», afirmó Peter Nilsson, investigador de química bioorgánica financiado por el Consejo Europeo de Investigación (CEI). 
Las enfermedades priónicas componen un grupo de afecciones progresivas que afectan al cerebro y al sistema nervioso de humanos y animales. Entre las humanas se incluyen la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob de tipo esporádico, el kuru, la variante de la enfermedad de Creutzfeld-Jakob, el síndrome de Gerstmann-Sträussler-Scheinker y el insomnio familiar fatal. Las enfermedades priónicas puede heredarse, surgir de forma espontánea o producirse por una infección, por ejemplo mediante carne infectada, tal y como ocurrió en el caso de la enfermedad de la EEB. 
«Gracias a estos resultados podremos generar moléculas a medida completamente nuevas con un efecto en principio mucho más beneficioso», afirmó el Dr. Nilsson. 
El equipo no se detendrá en este paso y comprobará si las moléculas son efectivas en moscas de la fruta afectadas por una afección similar al Alzheimer. La placa amiloide es la causa del Alzheimer, una enfermedad de progresión similar a las priónicas aunque más lenta. 
LUPAS trató de remediar las lagunas existentes entre el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer y las priónicas. Al comienzo del proyecto el equipo de LUPAS entendió que el desarrollo de agentes y métodos nuevos de diagnóstico por imagen de placa amiloide podría mejorar la calidad del propio diagnóstico y facilitar la vigilancia y el conocimiento sobre la progresión de la enfermedad. 
El proyecto reunió a socios de una amplia gama de ámbitos, a saber, química orgánica sintética, nanoquímica sintética, estructuras amiloides, enfermedades priónicas, enfermedad de Alzheimer, imagen por resonancia magnética, física multifotónica e imagen hiperespectral. Entre todos sumaron una masa crítica de competencias necesarias para alcanzar los ambiciosos objetivos del proyecto. 
El profesor Per Hammarstrom, coordinador del proyecto LUPAS, declaró durante la inauguración del mismo: «La competencia acumulada en el consorcio de LUPAS permitirá sin duda dar con nuevas herramientas para comprender los procesos patológicos de la enfermedad de Alzheimer y las priónicas. En los tres años que durará LUPAS desarrollaremos estas herramientas para emplearlas en sistemas modelo de enfermedades in vivo y en muestras histológicas humanas ex vivo. De lograrlo se necesitarán unos años más para aplicar esta tecnología en la práctica clínica.»
Para más información, consulte: 
LUPAS: 
http://www.lupas-amyloid.eu 

The Journal of Biological Chemistry: 
http://www.jbc.org/