Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Córdoba: indican qué hacer ante picaduras o mordeduras de arañas, alacranes y serpientes

27 enero, 2016
Cómo protegernos de animales ponzoñosos. Por Josefina Edelstein. lavoz.com.ar. 27/01/16. Medidas. Especialistas indican qué hacer ante picaduras o mordeduras de arañas, alacranes y serpientes. Habitan en la naturaleza en todas las estaciones, pero es en verano cuando las arañas, alacranes y los ofidios se vuelven más visibles por las altas temperaturas y porque pasamos más tiempo al aire libre.Leer también,  Santa Fe: precauciones con serpientes y consulta a SerTox por loxoceles
Córdoba: indican qué hacer ante picaduras o mordeduras de arañas, alacranes y serpientes
Protegernos de animales ponzoñosos.
(Raimundo Viñulas/Archivo).(Raimundo Viñulas/Archivo).Hace dos semanas un hombre fue internado en el hospital Rawson de la ciudad de Córdoba tras ser mordido por una yarará en su domicilio. A comienzos de mes conmovió la muerte de una mujer a raíz de la picadura de una araña marrón en Neuquén. Aunque la información da cuenta de que los eventos con animales ponzoñosos son potencialmente graves y hasta letales, los especialistas explican que son prevenibles y tratables.
Arañas
Según el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS) del Ministerio de Salud de la Nación, se registran más de 1.200 casos de picaduras de arañas por año.
En la provincia, “la mayoría de estos accidentes se producen por las Latrodectus (“viuda negra”) y en menor medida por las Loxosceles (araña de los rincones, araña marrón)”, advierte Ricardo Fernández, médico toxicólogo del servicio de Toxicología del hospital Infantil.
Las picaduras más comunes son las de las arañas: corredora de los jardines, de jardín y la araña pollito. Tres especies que no generan riesgo letal.
Sin embargo, la ‘viuda negra’ es una de las más venenosas del mundo. “Mide hasta 40 milímetros con las patas extendidas, es de color negro carbón brillante y posee una mancha roja con forma de reloj de arena en la cara inferior del abdomen. Las crías jóvenes son naranjas, marrones y blancas; adquieren su color negro con la edad o con cada muda. Su tela es irregular: teje al aire libre, a nivel del suelo, en zonas oscuras y húmedas, debajo de las piedras, bolsas de cereales, entre hierbas, en el rastrojo, en galpones, barandas de puentes, grietas de paredes y rincones”, explica Nilda Gait, jefa del servicio de Toxicología del Hospital de Niños de la Santísima Trinidad. No son agresivas ni tienen el instinto de picar, son sedentarias, solitarias y nocturnas pero su veneno es neurotóxico.
La persona que sufre un evento con una viuda negra puede percibir aumento de saliva, sensación de cosquilleo o calambres y midriasis, una reacción que se caracteriza por la dilatación de la pupila, también tumoración y alteraciones del sistema nervioso central. “Suele provocar opresión precordial, debilidad y fatiga general, depresión, contracturas musculares generalizadas en el abdomen, parálisis parcial de los músculos de la vejiga, erección prolongada del pene y muerte”, completa Gait.
La araña castaña domiciliaria, en cambio, tiene un cuerpo pequeño de un centímetro de largo y patas de 1, 5 centímetros. Es de color pardo, marrón o negruzco, con una mancha más oscura en forma de violín en el segmento superior del cuerpo, patas más claras y delgadas en su parte distal. “Su picadura produce sensación punzante. El dolor urente dura desde minutos hasta horas. Y se forma una pápula que puede evolucionar a una placa livedoide (de aspecto violáceo) con lesión cutánea”, explica la médica.
Dentro de las 24 hasta las 48 horas desde la picadura podría manifestarse loxoscelismo cutáneo-visceral, escalofríos, fiebre, presencia de sangre en la orina, anemia, hemólisis y coagulación intravascular diseminada”, señala Gait.
En el caso de sufrir una picadura, se deben retirar anillos, pulseras, cadenas, tobilleras y calzado que puedan comprimir y agravar el edema en la zona afectada. “Cuando la lesión se localiza en los miembros hay que acostar al paciente boca arriba con la cabeza más baja que los pies para facilitar el retorno de la sangre desde el sistema de la vena cava inferior hacia el corazón”, aclara Guillermina Huergo médica del servicio de Toxicología de la clínica Universitaria Reina Fabiola.
Alacranes
Los alacranes o escorpiones se distribuyen en toda la provincia. Tienen hábitos nocturnos y prefieren lugares húmedos y oscuros: debajo de piedras, troncos, grietas, detrás de zócalos, marcos de madera y resumideros. A veces, se refugian dentro de los zapatos, ropas y hasta en la cama”, dice Ricardo Fernández. En el país existen más de 45 especies. Entre las más peligrosas figura el Bhothriurus bonariensis y el Tityus trivittatus . El primero tiene una cola con un único aguijón, pinzas redondeadas y cortas, su dorso es de coloración homogénea y su picadura no es peligrosa, sólo produce efectos locales.
En cambio, la Tityus trivittatus es responsable de los casos graves y potencialmente letales”, advierte Huergo. Su cola es el aparato inoculador y posee un apéndice anexo característico, que semeja dos aguijones, tiene pinzas delgadas y largas, de color castaño claro con tres líneas o franjas longitudinales más oscuras que resaltan en el dorso.
“Su veneno es neurotóxico, produce dolores de intensidad variable y puede ser grave en niños, ancianos y personas con patologías de base como hipertensión y cardiopatías”, señala Huergo. Si se toca a un escorpión (intencional o accidentalmente) puede picar como mecanismo de defensa. En tal caso, el dolor en la zona es constante y “aparece de inmediato con intensidad variable y se acompaña de hormigueos”, grafica.
También se produce agitación y el cuadro “se puede agravar por el aumento de secreciones bronquiales y broncoespasmo. Puede existir severa disminución de la respiración”, indica Fernández. Además, suele haber dolor abdominal y vómitos. No obstante, las manifestaciones más graves se ven en el aparato cardiovascular: dolor torácico opresivo, arritmias e insuficiencia cardíaca.
En caso de picadura de alacrán, hay que tratar de capturarlo para que pueda ser identificado. Además, aplicar hielo en el lugar de la picadura para aliviar el dolor y retrasar la absorción del veneno. “Es necesario concurrir de inmediato al médico”, insiste Huergo. El tratamiento en los casos moderados o graves debe realizarse con el antiveneno específico que se encuentra en todos los hospitales públicos regionales.
Es importante eliminar las cucarachas de las viviendas, pues son alimento de los alacranes.
Serpientes
Las serpientes muerden cuando la persona se acerca superando el umbral defensivo del ofidio.
Por eso, la principal recomendación es evitar atravesar áreas poco conocidas (pajonales, bosques, selva, zonas inundadas) especialmente por la noche ni caminar en sitios donde puedan ser poco visibles por malezas o desniveles en el terreno, dice Fernández. Los niños deben ser llevados en andas cuando se transita por el campo en la noche y no deben acercarse a un ofidio aunque parezca dormido.
El Programa Nacional de Ofidismo registra unos 850 eventos cada año. En su mayoría, provocados por víboras yarará (género Bothrops), menos de 5%, por serpientes “cascabel” (Crotalus) y en un porcentaje ínfimo por serpientes coral (Micrurus). El 25 %de las notificaciones corresponden a adolescentes de 11 a 20 años. En cuanto a la localización de la mordedura, siete de cada diez ocurre debajo de la rodilla.
En caso de haber sido mordido por una serpiente, lo primero que se debe hacer es retirar objetos que puedan comprometer la circulación sanguínea. También es importante inmovilizar y elevar el miembro afectado”, advierte Huergo. Agrega que no hay que aplicar torniquetes que agravan el bloqueo vascular y favorecen el síndrome isquémico-edematoso y la necrosis. Además, no hay que realizar incisiones en la herida para succionar veneno ni consumir aspirinas que podrían favorecer las hemorragias. Tampoco se debe suministrar bebidas alcohólicas para mitigar el dolor ni colocar sustancias como vinagre o alcohol en la zona de la mordedura.
Es clave acudir al centro médico más cercano. Los pacientes mordidos por una yayará o coral deben ser internados.