Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Contaminación procedente de actividades industriales llegó al Polo Sur mucho antes que el hombre

29 julio, 2014
La contaminación industrial llegó al Polo Sur antes que Amundsen. europapress.es. 29/07/14. El explorador noruego Roald Amundsen fue el primer hombre en llegar al Polo Sur en diciembre de 1911. Más de 100 años más tarde, un equipo internacional de científicos ha demostrado que la contaminación atmosférica procedente de las actividades industriales llegó a este confín del planeta mucho antes que el hombre.   Utilizando datos de 16 muestras de hielo recogidas en lugares muy separados entre sí en todo el continente antártico, incluyendo el Polo Sur, un grupo liderado por Joe McConnell del Desert Research Institute (DRI) en Reno, Nevada, creó la reconstrucción más exacta y precisa hasta la fecha de contaminación por plomo sobre el continente más austral de la Tierra.Leer noticia original de la NASA, en inglés
Contaminación procedente de actividades industriales llegó al Polo Sur mucho antes que el hombre
Mapa polo sur
    El nuevo estudio, que se describe en un artículo publicado en Scientific Reports, se extiende por un período de 410 años, desde 1600 hasta 2010, informa la NASA.Amundsen en el Polo Sur   "Nuestro nuevo examen muestra el dramático impacto de las actividades industriales, como la fundición, la minería y la quema de combustibles fósiles, alcanzó incluso en los rincones más remotos del mundo", dijo McConnell.   "Está muy claro que la contaminación por plomo industrial fue generalizada en toda la Antártida en el siglo 19, más de dos décadas antes de que los primeros exploradores llegaran al Polo Sur", agregó. "La idea de que Amundsen y Scott se desplazaban sobre nieve que claramente estaba contaminada por el plomo de fundición y la minería en Australia, y que la contaminación de plomo en ese momento era casi tan alta como desde entonces, es cuando menos sorprendente".   En un diágrama incluido en el estudio, las áreas sombreadas en azul y rojo indican que los valores de plomo estaban por debajo o por encima de la media de 410 años, respectivamente, poniendo de relieve el dramático cambio antes y después de la industrialización en el hemisferio sur.   Todas las mediciones de plomo y otros productos químicos utilizados en este estudio se realizaron utilizando el sistema analítico de núcleo de hielo continuo. Concentraciones atmosféricas de bajo fondo, junto con características isotópicas conocidas y con frecuencia distintas (variantes de plomo con diferentes pesos atómicos) de fuentes industriales proporcionan un trazador ideal de la contaminación industrial.   "El plomo es un metal pesado tóxico con fuerte potencial para dañar los ecosistemas", dijo el co-autor Paul Vallelonga de la Universidad de Copenhague. "Aunque las concentraciones medidas en muestras de hielo de la Antártida son muy bajas, los registros muestran que las concentraciones atmosféricas de los índices de depósito se incrementaron en aproximadamente seis veces a finales de 1880, coincidiendo con el inicio de la minería en Broken Hill, en el sur de Australia y la fundición en la cercana Port Pirie. "   Los datos de la nueva matriz de núcleo de hielo ponen de manifiesto que las concentraciones de plomo en la Antártida alcanzaron su punto máximo en 1900 y se mantuvieron altas hasta finales de 1920, con breves caídas durante la Gran Depresión y el fin de la Segunda Guerra Mundial. Concentraciones que luego aumentaron rápidamente hasta 1975 y se mantuvieron elevadas hasta la década de 1990.   Las concentraciones en todo el continente de la Antártida han disminuido desde entonces, pero todavía hay niveles cuatro veces más altos que antes de la industrialización, a pesar de la eliminación de la gasolina con plomo y otros esfuerzos de mitigación en muchos países del hemisferio sur, según el informe.   "Nuestras mediciones indican que aproximadamente 660 toneladas de plomo industrial se han depositado en la superficie cubierta de nieve de la Antártida durante los últimos 130 años", dijo McConnell. "Aunque los niveles de contaminación recientes son más bajos, la contaminación industrial es claramente detectable en el continente antártico hoy en día, por lo que aún nos queda mucho camino por recorrer."