Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Consumo de cocaína en el futbol: la sanción a Brian Fernández no sorprende, pero debería

28 octubre, 2015
Criterios que hay que revisar. Por Jonathan Raed. elgraficodiario.infonews.com. 28/10715.La sanción a Brian Fernández no sorprende, pero debería. La sanción a Brian Fernández no sorprende, pero debería. La cocaína es una de las llamadas drogas sociales –o sustancias psicoactivas, según la Organización Mundial de la Salud-, como el alcohol, el tabaco o la marihuana. Para la OMS, son aquellas sustancias nocivas que son consumidas "a pesar de que el sujeto sabe que tiene un problema social, laboral, psicológico o físico", encuadre en el que entra perfectamente un jugador de fútbol profesional.
Consumo de cocaína en el futbol: la sanción a Brian Fernández no sorprende, pero debería
Polvo blanco…
(SerTox)
Criterios que hay que revisarPara la FIFA, la cocaína es un "estimulante no específico" y no está contemplada como una droga social o psicoactiva, categoría que ni siquiera existe. Pero la FIFA sí ofrece la posibilidad de reducir la pena para aquellos que no tengan "intención de mejorar el rendimiento deportivo". Si bien la entidad no reconoce a las drogas sociales per se, sí especifica que tanto la cocaína como la marihuana, el alcohol o el tabaco no ayudan a incrementar el rendimiento del deportista.
Así las cosas, la pregunta cae de madura: ¿Por qué algunas están permitidas y otras, no? Con respecto al alcohol, no hay prohibiciones; la nicotina se encuentra bajo el Programa de Seguimiento de la Agencia Mundial Antidopaje (no está prohibida, pero podría llegar a estarlo) desde 2015; la marihuana está penada de la misma forma que la cocaína, por estar dentro de la categoría "canabinoides", de la cual no especifica mucho. O sea, ante el mismo tipo de trasgresión (uso de sustancias nocivas que no incrementan el rendimiento deportivo), las sanciones pueden ser nulas, de un año o de dos.
Ante este trato dispar, la FIFA no pone como excusa cuestiones legales. Por el contrario, ofrece confidencialidad, en caso de que así se requiera. Lo que asegura la entidad es que no importa si quiere sacar ventaja deportiva, si la sustancia "representa un riesgo para la salud o vulnere el espíritu del deporte". ¿La nicotina y el alcohol no se encuadran en este marco?
Finalmente, la sanción de un año o de dos deja al jugador aislado, desvalorizado y muy golpeado en lo anímico. Esto se contrapone con uno de los tres objetivos fundamentales del control de dopaje que expone la FIFA: "Proteger la integridad física y psíquica de los jugadores."