Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Conocimientos que pueden ser útiles cuando se trabaja con plomo

1 abril, 2000

Dr. Juan Carlos Piola (1)

(1) Servicio de Toxicología del Sanatorio de Niños, Rosario

Descripción

En muchos lugares de trabajo se utilizan sustancias con plomo (Pb) que pueden ser peligrosas para la salud.

Es conveniente que los trabajadores que están en contacto con Pb, conozcan sus posibles efectos: para poder prevenir un riesgo hay que conocerlo.

Profesiones que implican riesgo de exposición al Pb

El mayor riesgo de exposición se produce entre los trabajadores de planta de fundición y de fabricación de acumuladores de Pb-ácido. También tienen riesgo los chatarreros, pintores, alfareros, trabajadores de la industria cerámica, soldadores y mezcladores de petróleo.

¿Cómo ingresa al organismo?

El Pb y sus compuestos penetran en el organismo por:

  1. Vía respiratoria (inhalación): es la vía más importante en los lugares de trabajo. El riesgo para la salud derivado del Pb en el aire se relaciona con el tamaño de las partículas.
  2. Vía digestiva (ingestión): en los ambientes de trabajo ingresa plomo por esta vía al ingerir alimentos contaminados.
  3. Vía dérmica: sólo tiene importancia en el caso de compuestos orgánicos de Pb, como el tetraetilo y tetrametilo de Pb, utilizados como aditivos antidetonantes en combustibles.

¿Cómo se distribuye y se elimina el Pb del organismo?

El Pb absorbido es transportado por la sangre a otros órganos. Cerca del 95 % del Pb que circula por la sangre lo hace unido a los glóbulos rojos. El Pb que está en el plasma puede difundir a:

  1. TEJIDOS DUROS (huesos, pelo, uñas, dientes) a los que el Pb permanece estrechamente fijado y sólo es tóxico cuando la acumulación sirve como fuentes de Pb para los tejidos blandos
  2. TEJIDOS BLANDOS (médula ósea, sistema nervioso, riñones, hígado) donde el Pb ejerce su toxicidad.

Pueden ser necesarios varios años para eliminar la mitad de la carga corporal de Pb.

El Pb se excreta tanto por la orina (75-80 %) como por las heces (alrededor del 15 %).

Evaluación de la exposición

Si bien existen métodos de vigilancia del Pb en el aire, la evaluación biológica de la exposición en cada trabajador es más ventajosa.

Hay dos tipos de pruebas biológicas:

  1. Determinar la presencia del Pb en sangre y orina
  2. Medir los efectos tóxicos bioquímicos o hematológicos (en la sangre) del Pb.

Son preferibles las pruebas bioquímicas que incluyen entre otras la medición de la actividad de la enzima delta ala deshidratasa y protoporfirina IX en sangre y ácido delta amino levulínico en orina. La exposición al Pb está indicada por la medición de Pb en sangre y orina mientras que las pruebas bioquímicas pueden usarse para determinar la duración de la exposición. El horario aconsejable de obtención de las pruebas de sangre y/o orina de 3 o 4 días después de la última exposición.

Efectos clínicos

El Pb puede ejercer efectos tóxicos en los sistemas gastrointestinal, hematopoyético, nervioso (periférico y central) y renal, principalmente. El cólico intestinal (espasmos dolorosos de intestino delgado) precedido u acompañado de constipación intensa es una manifestación frecuente. El efecto en cerebro (encefalopatía por Pb) puede variar con la edad del paciente (los niños y adultos jóvenes son particularmente sensibles), la intensidad de la exposición y la exposición adicional a otros tóxicos, por ejemplo alcohol. El Pb puede producir neuritis periférica y daño renal.

Susceptibilidad

  • Las mujeres son más susceptibles que los hombres.
  • El riesgo de lesión del sistema nervioso es mayor en alcohólicos.
  • Las personas con obstrucción nasal tienen riesgo aumentado ya que la respiración bucal favorece la inhalación de partículas grandes de polvo.
  • La desnutrición y algunas enfermedades como anemias o deficiencias de algunas enzimas aumenta la susceptibilidad.
  • También aumenta la susceptibilidad una carga corporal alta de Pb procedente de exposiciones previas.

Reconocimiento médico

Debe realizarse al ingreso y al menos una vez al año y debe incluir valoración de los antecedentes personales y exploración física y bioquímica que comprenda al menos los sistemas hematológico, nervioso (central y periférico) y renal.

Las pruebas de detección (al menos determinación de Pb en sangre y delta ala dehidratasa y protoporfirina IX en sangre) deben realizarse a una frecuencia de 3 a 6 meses dependiendo del probable nivel de exposición y de los resultados de los anteriores reconocimientos médicos y pruebas.

Medidas de control

Se debe prestar estricta atención a cualquier fuente de polvos o humos de Pb y aplicar medidas de control técnico cuando sea necesario.

La higiene industrial (extractores de aire, lavado con abundante agua para arrastre de polvos de Pb, etc.) es importante y también las medidas de higiene personal (baño de los trabajadores al retirarse del trabajo incluyendo lavado de dientes, uñas, cuero cabelludo, etc.).

Los alimentos y bebidas (mate!!!) no deben llevarse a los lugares de trabajo y debe prohibirse fumar durante las horas de trabajo.

Los trabajadores con absorción excesiva de Pb deben apartarse de exposiciones hasta que las cantidades indicadas en reconocimiento periódico queden por debajo de los valores críticos. Para el tratamiento se usa EDTA (NC: Calcium C Inca al 20 %). Nunca usar para profilaxis el EDTA por vía oral.

Vínculos para ampliar la información