Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Condenados a perpetua por el alcohol adulterado con metanol que se cobró más de 50 vidas en Chequia

23 mayo, 2014
Cadena perpetua para dos miembros de una banda que adulteró alcohol en Chequia.Por Freddy Valverde.radio.cz. 22/05/14. Dos miembros de una banda que se dedicó a la venta de alcohol adulterado fueron sentenciados a cadena perpetua en Chequia. El alcohol mezclado con metanol acabó con la vida de 38 personas y decenas resultaron heridas de gravedad hace dos años atrás.Diez acusados comparecieron ante el Tribunal de la ciudad de Zlín este miércoles para escuchar sentencia en uno de los mayores procesos de los últimos 25 años.Leer relacionado:  El brote de intoxicación con metanol en República Checa nunca se acaba: ya son 37 muertos
Condenados a perpetua por el alcohol adulterado con metanol que se cobró más de 50 vidas en Chequia
Penal de Ushuaia
(SerTox)
Rudolf Fian y Tomáš Křepela fueron condenados a presidio perpetuo tras confirmarse que habían mezclado alcohol con metanol industrial. Las bebidas adulteradas provocaron la muerte de 38 personas y decenas acusaron lesiones de gravedad.Las altas penas eran de esperar por lo que el fiscal Roman Kafka indicó que no se sintió sorprendido.
El fallo no representa ninguna sorpresa. La sentencia es acorde con la propuesta de la Fiscalía en la mayoría de los casos. Partiendo de la gravedad de los delitos semejante veredicto era de esperar”.
Además de Fian y Křepela fueron condenados otros ocho miembros de la llamada “banda del metanol” que recibieron penas que oscilan entre los ocho y los 20 años de cárcel.
Los envenenamientos por consumo de alcohol adulterado conmovieron a la sociedad checa hace dos años. El Gobierno declaró una ‘ley seca’ temporal que afectó gravemente a la industria del alcohol en Cheu.
El escándalo sacó a la luz que la banda que vendía alcohol ilegal funcionaba de manera altamente organizada, con una densa red de productores y distribuidores en diferentes regiones del país.
Se estima que la “mafia del licor” evadió impuestos por unos 100 millones de euros. Durante una de las pesquisas la Policía checa encontró escondites subterráneos ocultos bajo dos metros de hormigón. En ellos se encontraban cisternas repletas de alcohol que en total sumaban casi un millón de litros, es decir, la cantidad necesaria para llenar una piscina de 25 metros de largo.
Las penas fueron dictadas por la muerte de 38 personas, pero el alcohol adulterado se cobró más de 50 vidas, lo que superó el número de víctimas humanas durante las fuertes inundaciones de 1997.