Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Como titulamos en 2018, ya no es noticia, es rutina: humo en Rosario por la quema de pastizales en las islas

17 junio, 2020
Artistas rosarinas contra la quema en las islas: se multiplican las movidas en redes sociales. Denuncian ecocidio. elciudadanoweb.com. 16/06/2020. Ilustradoras rosarinas lanzaron campaña contra los incendios en las islas y ponen foco en el daño ambiental. Mientras, brigadistas combaten alrededor de 800 focos de fuego. Ver noticias anteriores,  Ya no es noticia, es rutina: humo en Rosario por la quema de pastizales en las islas y Turistas, llevense una postal típica de Rosario: humo por la quema de pastizales en las islas El humo tapa a Rosario y genera cada vez más rechazo de la ciudadanía. Más allá de los avances en las negociaciones entre gobiernos locales, provinciales y nacional para encontrar una solución a las quemas ilegales en el delta del río Paraná, en redes sociales se multiplican los mensajes que piden mayor contundencia en el cuidado del medio ambiente. Este fin de semana los hashtag #ecocidio, #bastadequemas y #leydehumedales marcaron tendencia en la ciudad en un pedido a las autoridades de protección de los humedales y la flora y fauna del litoral. En ese contexto, un grupo de ilustradoras rosarinas lanzó una movida en redes para concientizar sobre las quemas. Con dibujos y animaciones pusieron el foco en el problema ambiental y buscaron correr el eje del humo. Además, organizaciones sociales lanzaron un abrazo al Paraná, que será este miércoles a las 17 en el Parque España. Mientras las acciones de la sociedad civil se replican, la brigada del Servicio Nacional de Manejo del Fuego luchaba este martes contra otros 385 focos de fuego. Las imágenes de ilustradoras y dibujantes se empezaron a viralizar el lunes y se sumaron a las fotos y videos compartidos por vecinos y vecinas para mostrar lo que pasa en las islas del Paraná. Flor Monza, conocida como Flopa, forma parte del colectivo que lanzó la movida y en diálogo con El Ciudadano contó que la idea surgió en el grupo de Whatsapp de las artistas que integran el Festival Furioso de Dibujo. “Algunas estamos en la ciudad y otras no, pero todas hemos sufrido el tema del humo y coincidíamos en que no se hizo nada durante muchísimo tiempo con las quemas en los humedales que llevó a un estado de la situación que es escandaloso. Nos pareció que era una buena forma de visibilizar ya si bien en los últimos días había habido una movida importante por los acuerdos y la prohibición de quema, el problema siguió de manera provocadora”, contó la dibujante. Después de la conversación, las ilustradoras se pusieron a investigar y decidieron que era importante hacer foco en el tema ambiental, con el concepto de ecocicio y pidiendo por una Ley de Humedales que proteja la zona de manera definitica. Cada una hizo un dibujo o una animación y lo compartió en sus redes. En pocas horas las imágenes se viralizaron y se sumaron dibujantes e ilustradores de toda la ciudad. “Vemos que no hay decisión política real y que hay muchos intereses económicos detrás de la quema de las islas. Quisimos difundir el concepto de ecocidio, que tiene que ver con el daño al medio ambiente y la destrucción de los ecosistemas porque en los humedales del Paraná se ha destrozado la flora y la fauna durante mucho tiempo. Han llegado aves desorientadas a la ciudad escapando del humo. Con la bajante del río se exacerbó”, agregó Flor Monza. Victoria Rodríguez, otra de las ilustradoras que participó, es rosarina y hoy vive en Berlín. Recuerda que el humo de las islas es un problema desde que era niña y coincide con Monza en que nunca hubo voluntad política para solucionarlo. “Desde que tengo memoria esto se hace con fines productivistas. Es importante saber que estos espacios no son sólo pastizales sino humedales donde muchas especies están sufriendo la quema. No queríamos centralizar en el humo y la queja de la ceniza sino expresar la preocupación que produce la destrucción de la biodiversidad y la flora y la fauna de nuestra provincia. Hay muchísimas especies que están sufriendo en este momento y eso va a repercutir sobre nosotres”, explicó. La idea de sumar el reclamo por una Ley de Humedales surgió para apoyar a la organización El Paraná No Se Toca. “Creemos que es necesario declarar a la zona parque nacional o que los distintos niveles del estado se comprometan a cuidarlo con otras reglas”, agregó Rodríguez. Agronegocios mata ecosistemas El problema de las quemas ilegales en las islas del Paraná (frente a Rosario y en territorio entrerriano) tiene décadas y aumentó en los últimos años. Detrás está el modelo productivo agropecuario argentino. Las islas y sus humedales se convirtieron en un lugar más rentable para criar y engordar ganado. Las vacas fueron desplazadas de las tierras firmes, donde da más ganancia el cultivo de soja, maíz o trigo o arrendar el campo. En la isla los ganaderos encontraron grandes extensiones de tierra donde poner a pastar las vacas. El fuego aparece entonces para generar ese alimento: se quema para que crezca pasto y ahuyentar a animales como víboras o roedores. La bajante del río de este año liberó más tierras y generó que las quemas que solían sentirse en primavera se adelantaran al verano y el otoño. Gran parte de las islas pertenecen al Estado de Entre Ríos, es decir, son tierras fiscales, y el gobierno las sede con permisos de explotación. También hay propietarios privados tanto de Entre Ríos como de Santa Fe, que figuran en los datos catastrales. Al aumento de los incendios por la sequía se suma el contexto internacional de mayor conciencia ambiental. Las quemas en el Amazonas avaladas por el presidente Bolsonaro, los incendios en Australia con imágenes que recorrieron el mundo, el calentamiento global y los movimientos activistas que lo denuncian y crecen en cada país, la pandemia de coronavirus y el debate sobre la producción de alimentos, las ciudades en cuarentena en las que la naturaleza apareció como un recordatorio de cómo eran antes del avance de la humanidad, hablan de una ciudadanía que está pensando en cómo produce y su vínculo con el medio ambiente. Y en esa conciencia los activismos se multiplican y exigen a la clase política acciones eficientes y urgentes. La organización El Paraná No Se Toca denuncia hace años las consecuencias de las quemas ilegales en las islas. En los últimos días fue una de las organizaciones que viralizó información sobre el tema y exigió medidas contundentes a las autoridades. Para la ONG las acciones oficiales son bienvenidas pero tardías e insuficientes. “Los humedales del Rio Paraná están bajo grave amenaza, los están quemando causando grandes daños, es una zona importante de aves y una gran diversidad de fauna única en nuestra región. Los daños causados en el hábitat de pastizales y humedales de la zona de debido a los incendios intencionales tendrán un impacto a largo plazo en la biodiversidad de la zona”, dijeron desde la organización. “La acción oficial atacando los focos de fuego es tan bienvenida como tardía. Todo lo que está sucediendo era previsible y fue advertido. Las acciones legales, igualmente son tan bienvenidas como tardías. Nos reservamos la duda si al final del camino habrá sanciones firmes contra los responsables cuyo peso tengan efecto disuasorio para que no vuelvan a repetirse estas situaciones”, comunicaron este lunes. Lo mismo apuntaron sobre la declaración de emergencia: “Nuestros humedales están en evidente emergencia hace mucho tiempo. Las propuestas de elevación de los status de protección ambiental que se están mencionando por los medios deben ser cuidadosamente evaluados y se debe prohibir de manera inmediata y definitiva todo tipo de quema. La presencia de funcionarios de primer nivel de la Nación y de las provincias incluyendo el Ministro de Ambiente de la Nación y la Ministra del área de la provincia de Santa Fe es tan bienvenida como tardía. Hace muchos años que estos rangos ministeriales deberían haber puesto su mirada y su voluntad política en este y otros temas relacionados con la salud de los humedales”. Abrazo al Paraná Organizaciones sociales lanzaron un abrazo al Paraná, que será este miércoles a las 17 en el playón del Parque España, en Sarmiento y el río. Reclaman por acciones urgentes y concretas para el cese de las quemas, la identificación y el inicio de acciones penales contra los responsables de los incendios y la Ley de Humedales. “A las autoridades municipales, funcionarios de las provincias involucradas, al Estado Nacional les pedimos un pleno cumplimiento del PIECAS-DP. A las autoridades Municipales de Rosario les pedimos que se sumen a este reclamo que surge desde la sociedad civil”, dijeron en un comunicado. La movilización será con barbijos y ropa negra, respetando la distancia social. 380 focos en un día Mientras el viernes se concretaba la reunión con representantes de todos los niveles del Estado para terminar con las quemas ilegales de humedades de las islas del delta entrerriano, desde los aviones que trabajaban para apagar el fuego vieron a personas prendiendo pastizales otra vez. Sólo en el fin de semana los focos de incendio se multiplicaron por diez. Hubo casi 800 focos ígneos en una semana y 385 se registraron el domingo desde Santa Fe a Campana. Desde el fin de semana alrededor de 70 brigadistas trabaja en la zona para apagarlos. Para ahogar las llamas no solo se usan aviones hidrantes, sino que hacen tareas en territorio con equipos de comunicación, palas, machetes y otras herramientas. Diseñan los cortafuegos y dan las instrucciones al hidrante para aprovechar al máximo la carga del avión. El lunes intendente Pablo Javkin y representantes del gobierno provincial definieron las quemas recientes como una provocación y pidieron que la Justicia avance en la investigación. El fiscal federal de la ciudad de Victoria tiene en sus manos al menos tres denuncias de Rosario, San Lorenzo y Arroyo Seco, aunque todavía no hay imputados. El director del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, Alberto Seufferheld, dijo este martes al mediodía que los trabajos buscan garantizar la seguridad en las rutas y evitar el humo en las ciudades linderas al humedal. Las tareas se concentran al norte de la traza, que por la dirección del viento complicaban a la ciudad de Rosario. El funcionario había dicho que desde enero se quemaron 6 mil hectáreas de las 900 mil que integran el delta del Paraná. Hay otros datos que hablan de un daño mucho mayor. “Más o menos 250 km2 quemados en 31 días. Son 25.000 hectáreas de pastizales, bosques de timbós, sauces, alisos, ceibos, laureles, espinillos. Los incendios están desde inicios de año con lo cual el panorama es todavía peor” escribió en twitter el naturalista y viverista César Massi. Seufferheld consideró que las condiciones climáticas no ayudan y que pueden producir una crisis como la de 2008. Es que por la sequía y la bajante del río puede haber más incendios. Además del trabajo de los brigadistas, las esperanzas están puestas en el clima y el pronóstico para este miércoles anuncia lluvias.