Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Cataluña: 35% de la población consume más metilmercurio del aceptable, de pescados y mariscos

5 febrero, 2015
Un 35% de los catalanes consume más metilmercurio del aceptable, según la URV. lavanguardia.com. 04/02/15. Un 35 % de la población de Cataluña consume más metilmercurio del aceptable, concentrado en varios pescados y en el marisco, según un estudio sobre la ingesta de metales pesados del Laboratorio de Toxicología y Salud Ambiental de la Universidad Rovira i Virgili (URV), informa esta universidad. El trabajo demuestra que un 35 % de la población catalana superara el umbral de 1,3 microgramos de metilmercurio por kilo de peso de la persona, los aceptables a la semana según las autoridades europeas.Leer relacionado: Aumentó a nivel europeo la contaminación de pescado con mercurio en 2013 (2014) y Los ácidos grasos del pescado podrían proteger al cerebro del daño del mercurio (2015)
Cataluña: 35% de la población consume más metilmercurio  del aceptable, de pescados y  mariscos
Una lata de atún: ¿al natural?
(Sertox)
El estudio por edades demuestra que los niños, de media, consumen 1,7 microgramos de metilmercurio, (una de las formas orgánicas del mercurio) y este resultado supera incluso los datos del estudio previo hecho en el 2008.
La investigación, que ha tomado muestras en los años 2000, 2005, 2008 y 2012 y se basa en los últimos datos analizados, también demuestra que la evolución de la presencia de tóxicos orgánicos y metales pesados en los alimentos de consumo habitual van a la baja.
Sin embargo, la excepción es el metilmercurio, presente en cantidades importantes en determinados pescados, como el pez espada, el atún o el salmón y en el marisco.
El responsable del Laboratorio de Toxicología y Salud Ambiental de la URV, Josep Lluis Domingo, alerta que los riesgos principales son para las embarazadas, porque el mercurio atraviesa la placenta y puede provocar alteraciones, sobre todo neurológicas, en el feto.El otro gran grupo de riesgo son los niños, porque "el mercurio es una sustancia neurotóxica y no afecta igual a un cerebro adulto que a un cerebro todavía en fase de desarrollo", comenta Domingo.
El trabajo sugiere que hay que ser selectivo en la elección de las especies que se consumen, así como también en la frecuencia y la cantidad de las raciones.
La investigación se basa en el análisis de los alimentos de consumo general comprados en doce ciudades catalanas, -entre ellas las cuatro capitales de provincia – que cubren más del 70 % de la población.
El metilmercurio que consumen los peces proviene de la contaminación "por mercurio tirado al mar", señala el investigador.
Domingo considera que hay que profundizar en porqué no se reducen sus niveles medioambientales pese a medidas como la instalación de filtros en las incineradoras, el cierre de centrales térmicas o la recogida de pilas botón.
Sin embargo, el plomo, otro metal pesado dañino para el medio ambiente y la salud pública, sí ha evidenciado un descenso sobre todo a raíz de la retirada del plomo de las gasolinas.
En los años 90, los niveles máximos de plomo permitidos eran 18 microgramos por decilitro de plomo en sangre y los estudios que se hacían en Cataluña detectaban 15 o 16, mientras que los últimos análisis arrojan de 2 o 3 microgramos por decilitro.