Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Cambio climático: estudio sobre inscripciones de 1894 encontradas en la cueva Dayu, en China

1 septiembre, 2015
Pasado y futuro climático en un grafiti chino de hace 500 años, Registra los cambios en el clima desde el año 1520. Por Elisa Cardenal. elmundo.es.25/08/15. El estudio revela la posibilidad de que este periodo de sequías intensas y prolongadas se repita a finales de la década de 2030.El futuro del cambio climático podría estar escrito en las paredes de la cueva Dayu, una caverna situada en las montañas Qinlng, en el centro de China. Allí, un equipo internacional de investigadores ha descubierto unas inscripciones únicas que documentan el efecto que los cambios en el clima han producido a lo largo de cinco siglos.
Cambio climático: estudio sobre inscripciones de 1894 encontradas en la cueva Dayu, en China
Desde China…
(Sertox)
Esta es una de las inscripciones de 1894 encontradas en la cueva Dayu.Esta es una de las inscripciones de 1894 encontradas en la cueva Dayu. L.CALLa investigación, publicada en la revista Scientific Reports, permite realizar un sorprendente viaje en el tiempo comprobando el impacto que tuvieron estas las sequías en la sociedad, la política y la economía de esta región.Interior de la cueva Dayu, en las montañas Qinling, China
En concreto, recopila siete periodos de sequía que tuvieron lugar entre los años 1520 y 1920 y narra los disturbios sociales y las hambrunas provocados por esa escasez de agua.
La cueva se encuentra en una zona particularmente vulnerable al monzón de verano, una estación en la que cae el 70% de las precipitaciones de todo el año. De ahí que este desequilibrio tenga mucho que ver con los periodos de sequía de los que se habla en las inscripciones.
Cueva Dayu, China.Cueva Dayu, China.
El impacto de las sequías se vincula con el declive de algunas culturas. "Cuando las personas no tienen suficiente agua, lsa dificultades es inevitable y surge el conflicto", ha afirmado el Dr. Sebastián Breitenbach del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad Cambridge, uno de los co-autores de este estudio. "En la última década, los registros que se encuentran en cuevas y lagos han demostrado una posible relación entre el cambio climático y la desaparición de varias dinastías chinas durante los últimos 1.800 años".
Según las inscripciones, los residentes que se adentraban en la cueva Dayu lo hacían para obtener agua y también para orar implorando que lloviera en tiempos de sequía.
Grafitti del año 1891.
La información contenida en las inscripciones, en combinación con el análisis químico detallado de las estalagmitas en la cueva, revela, por ejemplo, cómo en la década de 1890 las sequías provocaron una situación de hambruna severa ocasionando una fuerte inestabilidad social local que finalmente desencadenó en un conflicto entre el gobierno y población civil diez años más tarde.
Un escrito de 1891 dice: "El 24 de mayo, año 17 del período del emperador Guangxu, Dinastía Qing, el alcalde de la localidad, Huaizong Zhu llevó más de 200 personas a la cueva para conseguir agua. Un adivino llamado Zhenrong Ran oró para que lloviera durante una ceremonia".
Otra sequía anterior que tuvo lugar en 1528, también provocó una hambruna generalizada, pero en esta ocasión, los informes revelan que se llegó a recurrir al canibalismo.
Otra sequía a finales de la década de 2030Basándose en estos resultados, los investigadores aseguran que existe la probabilidad de que este periodo de sequías intensas y prolongadas se repita en esta misma región a finales de la década de 2030. De ahí que sea fundamental poner en práctica una estrategia para hacer frente a este cambio ambiental.
"Es importante tener muy presente las consecuencias que el cambio climático puede provocar en esta región, para pensar en la manera de mitigarlo y hacer más fácil la vida a los animales y los seres humanos", ha asegurado Breitenbach.
En las montañas de Qinling vive el oso panda, un animal emblemático para los ciudadanos chinos. Por eso los expertos reclaman que se haga todo lo posible para salvarlo de la extinción.