Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Australia: pocos consumidores de metanfetamina en rehabilitación siguen abstinentes a los tres años

4 agosto, 2012
Desintoxicación ayuda a pocos consumidores de metanfetamina. Por Kerry Grens. nlm.nih.gov. 02/08/12. Muchos consumidores de metanfetamina que ingresan a un programa de rehabilitación residencial para abandonar la adicción, lo logran inicialmente, pero un estudio de Australia revela que sólo unos pocos siguen abstinentes a los tres años. Y los tratamientos de desintoxicación más breves logran efectos aún menores.  Richard Rawson, de los Programas Integrados de Abuso de Sustancias de University of California, Los Angeles, dijo que el problema con muchos programas terapéuticos es que finalizan demasiado pronto.
Australia: pocos consumidores de metanfetamina en rehabilitación siguen abstinentes a los tres años
El MDMA puro o semipuro se estructura en forma de cristal, que se desmenuza con facilidad para su manejo
"La adicción es mucho más que un trastorno crónico", dijo Rawson, que no participó del estudio. Aun después de modificar el cerebro acostumbrado al consumo de drogas como la metanfetamina, siempre existirá una tendencia a sufrir de una recaída", agregó.
Según el Instituto Nacional de Drogradependencia, 314.000 adolescentes y adultos de Estados Unidos consumían metanfetamina en el 2008. El consumo de metanfetamina y su tratamiento aumentaron en los años 90 y comienzos del 2000, pero ahora estarían disminuyendo.
Existen pocos programas individualizados para los consumidores de metanfetamina, por lo que suelen asistir a programas diseñados para un cerebro acostumbrado a la heroína o el alcohol, según indicó Rebecca McKetin, autora principal del nuevo estudio e investigadora de la Universidad Nacional de Australia, Camberra.
"Desconocemos su utilidad para los consumidores de metanfetamina", agregó en un correo electrónico.
El equipo de McKetin, que publica sus resultados en Addiction, comparó los efectos del consumo prolongado de metanfetamia en 248 participantes de un programa de rehabilitación y en 112 participantes de un programa de desintoxicación con 101 consumidores sin tratar (control).
A los tres meses, los que habían participado del programa de desintoxicación eran tan propensos a seguir consumiendo metanfetamina como el grupo control.
Para Rawson, eso no sorprende. "La desintoxicación solamente no tiene efecto alguno. No es un tratamiento, sino simplemente una intervención médica que ayuda a reducir los síntomas", dijo.
Pero el grupo en rehabilitación fue mucho menos propenso a seguir consumiendo la droga a los tres meses.
El equipo estima que la rehabilitación dio resultado en el 48 por ciento de los participantes que se mantuvieron abstinentes, comparado con el 15 por ciento de los otros grupos.
En el tiempo, ese resultado se desvaneció. Al año, el 20 por ciento de los consumidores que habían participado del programa de rehabilitación abandonó la droga, comparado con el 7 por ciento del grupo del programa de desintoxicación y el grupo control combinados.
Y a los tres años, apenas el 12 por ciento de los pacientes del programa de rehabilitación no había vuelto a consumir la droga, comparado con el 5 por ciento del resto de los participantes.
"Por un lado, los resultados decepcionaron a muchos porque existe la esperanza de que este tipo de programas de internación prolongada proporcione una recuperación en el tiempo y hallamos que eso no ocurría en la mayoría de los casos", escribió McKetin. "Por otro lado, la disminución significativa del consumo observada en el corto placo fue excelente", agregó.
Rawson dijo que para que los tratamientos de las adicciones a las drogas se puedan sostener en el tiempo, tienen que ser prolongados, aunque se desconoce si eso equivale a meses o años.
Además de la rehabilitación y la desintoxicación, otros tratamientos incluyen la consejería individual o grupal.
McKetin indicó que se desconoce si la rehabilitación residencial es una inversión óptima en término de costos y beneficios. El estudio demostró que el costo de la rehabilitación puede alcanzar los 11.000 dólares.
"No será perfecto, pero ante la falta de tratamientos mejores, debemos ofrecerles a los pacientes alguna ayuda con su adicción en tiempos de crisis", finalizó la autora.
FUENTE: Addiction, online 12 de julio del 2012au