Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Argentina: una vergüenza para Argentina

7 febrero, 2004

J. C. Piola (1)

(1) Servicio de Toxicología del Sanatorio de Niños, Rosario
Argentina: una vergüenza para Argentina
Depósito de tóxicos en Argentina (Santiago del Estero)
Historia de como un producto prohibido en el mundo, el lindano, amenaza la vida de un pueblo argentino
Ver: Finalmente habrá una solución para el Basurero Tóxico de Santiago del Estero

Argentina es una pequeña localidad de Argentina, perteneciente al departamento Aguirre, el sudoeste de Santiago del Estero, sobre ruta 34, Km 438. (ver imagen). Son 28 casas desparramadas en forma irregular en dos manzanas y media. Tiene 80 habitantes en su casco urbano y 180 en el área rural.
A 300 Km de Santiago del Estero se la conocía como Estación Argentina, pero esa denominación ya no tiene sentido: la ola privatista que arrasó hace unos años al país la dejó sin trenes de pasajeros a la localidad.

Geológicamente, la localidad se encuentra en un área deprimida, a 78 metros sobre el nivel del mar, sin cursos superficiales de agua cercanos, estando comunicada la zona con las cuencas de los ríos Dulce y Salado. La apariencia del subsuelo del área es limo-arcillosa y de alto grado de salinidad, apreciable a simple vista, con la napa freática ubicada a unos 0,50 a 0,90 metros de profundidad. Se verifica la presencia de bañados y esteros en las cercanías.

La localidad no cuenta con servicios de agua, cloacas, gas ni electricidad, abasteciéndose de agua desde la planta potabilizadora sita en la localidad de Pinto, distante 60 km. a través de camiones cisterna y distribución en bidones domiciliarios. Opcionalmente la población accede al agua a través de algibes recolectores de lluvia, dado que la salinización de la napa dificulta su consumo, desconociéndose la frecuencia de su uso efectivo ni la eventualidad de que la napa superficial de agua filtre hacia las perforaciones domiciliarias.
El 18 de junio de 1990 un tren cargado con un misterioso equipaje desembarcó en Argentina. Un grupo de diez obreros de Ferrocarriles Argentinos (en ese momento, todavía estatal) comenzó a bajar bolsas de polietileno negras, blancas y verdes con una extraña sustancia. El relato de la enfermera del pueblo refleja algunos datos a tener en cuenta:
· Los trabajadores que empezaron la descarga estaban protegidos con guantes, botas y ropa de protección, elementos todos ellos que descartaron antes de una hora por el calor reinante ese día.
– Asegura que el cargamento llego a la localidad debidamente acreditado.
– Aunque no observó cambios en el perfil de morbilidad de la población, le llamó la atención la ausencia de nacimientos durante los dos años posteriores al volcado.

El ingeniero que comandaba el operativo, ante el requerimiento de los pobladores explicó que se trataba de Bitosan (alimento para gallinas) en mal estado. En menos de diez horas, el depósito tóxico más grande detectado en Sudamérica y unos de los 50 más importantes del mundo (según refiere Greenpeace) ya estaba ahí para quedarse. Las 30 toneladas de gamexane (producido por ICI Duperial) y otros plaguicidas (producidos por otros fabricantes) fueron semienterradas al costado de las vías, a 80 metros de la Estación, en terrenos de Ferrocarriles.
La zona de deposito del residuo se ubica sobre un ramal de descarga del ferrocarril y en ella se demarcó inicialmente, con cal, un área de aproximadamente 15 x 6 metros, de forma irregular, cubierta por una sobreelevación despareja de aproximadamente 50 cm de tierra.
Rodean a la zona de volcado:
– una casa habitada, a 30 metros frente al deposito
– una casa deshabitada a 100 metros hacia el sur
– una casa habitada a 250 metros al sudoeste
– una escuela, a 300 metros hacia el norte
– una casa habitada a 600 metros sur
– el resto de los edificios de la población, a mas de 200 metros hacia el norte.
En los 12 años que pasaron desde este hecho abominable, nada se ha hecho para remediarlo. Las bolsas en que lo enterraron son de poca resistencia y las napas están a flor de suelo. No se ha realizado ningún estudio ambiental para saber si los plaguicidas llegaron a las napas. En diciembre del 2000, integrantes de Greenpeace, taparon el lugar con bolsas para evitar que el polvo se siga desparramando. Enviados del Ministerio de Salud de la Nación tomaron muestras al poco tiempo del volcado. Describen que se llegó a los residuos después de una excavación de 0.90 metros desde la sobreelevación ( o sea, un enterramiento a aproximadamente 0,40 metros de la superficie normal del terreno), y se tomaron muestras:
·- Del suelo natural, por encima de los residuos,
·- De un sólido coloración violácea con alto contenido de humedad depositado como capa,
·- De un sólido color marrón claro, también con alto contenido de humedad, dispuesto en doble bolsa de polietileno por debajo del anterior.

El estudio analítico de los plaguicidas fue realizado en los contenidos de las bolsas enterradas, suelo y agua, hallándose los siguientes productos como contenidos de las primeras: Aldrín, Hexaclorociclohexano ( isómeros alfa, beta, gamma y delta), Hexaclorobenceno, DDD, DDE, DDT, Dieldrín, Isodrín, Heptacloro, Clordane ( isómeros alfa y gamma), Prothoato, Metalaxil, Ovex y sustancias compatibles con ureas y Carbamatos . Como contaminantes del suelo fueron encontrados, además, Parathión y Clorpiriphós, pesticidas que no forman parte de los paquetes dispuestos (en un área geográfica de muy escasa producción agrícola) por lo que cabe estudiar la posibilidad de una contaminación a distancia, por arrastre.

Cuando el gamexane y otros plaguicidas clorados fueron prohibidos en todo el mundo, quedaron miles de toneladas deambulando. Muchas entraron en nuestro país. Un día -cuando aquí también se prohibió el gamexane-un tren con 30 toneladas de plaguicidas, incluido el Gamexane, salió de Capital Federal, en busca de algún destino. Llegó a la estación Las Palmas, en la localidad bonaerense de Zárate, en noviembre de 1998. Casi dos años después partió para el norte. Pasó por Ceres, en Santa Fe, y por Selva, en Santiago del Estero. En todas estas localidades los rechazaron. Pero quedaba una esperanza para los clandestinos. Había una estación perdida en el mapa. Parecía ser el lugar ideal para la tropelía. Y coronaba su impune metáfora. Se llamaba Argentina.

Rosario, 18 de abril de 2002.
(Datos propios; Informes del Ministerio de Salud de la Nación de la época; Revista Nueva Nº 502, 25/02/01 www.revistanueva.com.ar

; Perfil Nacional para la Gestión de Substancias Químicas -Foro Intergubernamental de Seguridad Química. United Nations Institute for Training and Research.Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación. Argentina-, Julio 1997).


Si bien el contenido del volcado incluía a varios plaguicidas, tomamos como prototipo al gamexane. (Tomado de HCH, Nº 124, 1991. El resumen completo se transcribe luego).
El lindano contiene más del 99% de gamma-HCH. Es un compuesto sólido, con baja presión de vapor y poco soluble en agua, pero muy soluble en disolventes orgánicos, como la acetona, y en disolventes aromáticos y clorados.

El lindano se halla distribuido por todo el mundo y se puede detectar en el aire, el agua, el suelo, los sedimentos, los organismos acuáticos y terrestres y los alimentos, aunque las concentraciones en estos distintos compartimentos ambientales son en general bajas y están decreciendo progresivamente. El hombre está expuesto a diario por conducto de los alimentos, habiéndose
detectado lindano en los tejidos sanguíneo y adiposo y en la leche materna; sin embargo, los niveles de ingestión también están disminuyendo.

Resulta interesante leer las recomendaciones finales del grupo de expertos que elaboró este informe para ver el contraste con lo sucedido en Argentina



Recomendaciones

1. A fin de reducir al mínimo la contaminación del medio ambiente por otros isómeros del HCH, se debe utilizar lindano (> 99% de gamma-HCH) en lugar de HCH de calidad técnica.

2. Con objeto de evitar la contaminación del medio ambiente, los subproductos y efluentes de la fabricación del lindano se deben eliminar de manera adecuada.

3. En la eliminación de lindano, hay que tomar precauciones para evitar la contaminación de las aguas naturales y del suelo.

4. Como en el caso de otros plaguicidas, las personas encargadas del manejo del lindano deben recibir instrucciones adecuadas acerca de la manera de aplicarlo.

5. Se deben realizar ensayos de carcinogenicidad de larga duración diseñados con arreglo a las normas actuales.

6. Se debe seguir vigilando la ingestión diaria de lindano por parte de la población general.

Resumen y evaluación

Resumen y evaluación
Depósito de Lindano en Argentina (Santiago del Estero) Km. 438
Environmental Health Criteria (EHC) Monographs Lindane (EHC 124, 1991)
RESUMEN Y EVALUACIONES; CONCLUSIONES; RECOMENDACIONES

1.1 Propiedades generales

El hexaclorociclohexano (HCH) de calidad técnica está formado por un 65-70% de alfa-HCH, un 7-10% de beta-HCH, un 14-15% de gamma- HCH y aproximadamente un 10% de otros isómeros y compuestos. El lindano contiene más del 99% de gamma-HCH. Es un compuesto sólido, con baja presión de vapor y poco soluble en agua, pero muy soluble en disolventes orgánicos, como la acetona, y en disolventes aromáticos y clorados.

El lindano puede determinarse por separado de los demás isómeros del HCH tras su extracción por reparto líquido/líquido, cromatografía en columna y detección por cromatografía de gases con captura de electrones. Como estos métodos analíticos son sumamente sensibles, es posible identificar residuos de lindano del orden de nanogramos por kilogramo o por litro.

El lindano se lo utilizó desde el comienzo de los años 50 como insecticida de amplio espectro con fines agrícolas y de otro tipo, de los que cabe mencionar el tratamiento de semillas y de suelos, las aplicaciones en árboles, madera y materiales almacenados, el tratamiento de animales contra los ectoparásitos y en la salud pública.

1.2 Transporte, distribución y transformación en el medio ambiente

En los suelos con un alto contenido de materia orgánica se observa una intensa adsorción del lindano; además, puede penetrar en el suelo con el agua de la lluvia o del riego artificial. La volatilización parece ser una importante vía de dispersión en las elevadas temperaturas de las regiones tropicales.

El lindano experimenta una rápida degradación (descloración) por acción de los rayos ultravioleta, formando pentaclorociclohexenos (PCCH) y tetraclorociclohexenos (TCCH).
Cuando el lindano se descompone en el medio ambiente en condiciones de humedad o inmersión y en condiciones de campo, su semivida varía de unos días a tres años, en función del tipo de suelo, del clima, de la profundidad a la que se haya aplicado y de otros factores. En los suelos agrícolas normales en Europa su semivida es de 40 a 70 días. La biodegradación del lindano es mucho más rápida en suelos no esterilizados que en los esterilizados. Las condiciones anaerobias son las más favorables para su metabolización microbiana. El lindano presente en el agua es degradado principalmente por microorganismos de los sedimentos para formar los mismos productos de degradación.

Las plantas absorben y translocan en su interior cantidades limitadas de lindano y de gamma-PCCH, especialmente en suelos con un elevado contenido de materia orgánica. Los residuos se depositan sobre todo en las raíces de las plantas, y son pocos o ninguno los que se desplazan a las ramas, las hojas o los frutos. En los microorganismos, los invertebrados, los peces, las aves y el hombre tiene lugar una bioconcentración rápida, pero cuando se interrumpe la exposición se biotransforman y eliminan en un tiempo relativamente breve. En los organismos acuáticos es más importante su absorción a partir del agua que de los alimentos. Los factores de bioconcentración de estos organismos en condiciones de laboratorio variaron desde un valor aproximado de 10 hasta 6000; en condiciones
de campo oscilaron entre 10 y 2600.

1.3 Niveles medioambientales y exposición humana

En el aire oceánico se han encontrado concentraciones de lindano de 0,039-0,68 ng/m3, y en el aire de algunos países se han medido cantidades de hasta 11 ng/m3. Las concentraciones estimadas en aguas de superficie de varios países europeos fueron en general inferiores a 0,1 µ/litro. Su concentración en el río Rin y sus afluentes en el período 1969-74 osciló entre 0,01 y 0,4 µg/litro; después de 1974 se mantuvo por debajo de 0,1 µg/litro. En el agua marina se han detectado niveles de 0,001-0,02 µg/litro. Las concentraciones de lindano en el suelo son por lo general bajas, del orden de 0,001-0,01 mg/kg, excepto en zonas de vertido de basuras.

En pescados y mariscos se han detectado concentraciones de gamma-HCH que oscilan entre valores no detectables y 2,5 mg/kg (valores referidos a las grasas), dependiendo de que vivan en agua dulce o agua marina y de que su contenido en grasa sea alto o bajo.
En el tejido adiposo de los osos polares se encontraron en 1982 y 1984 niveles aproximados de 330 y 440 µg/kg (peso húmedo) respectivamente. La concentración de lindano en el hígado de aves predadoras oscilaba entre 0,01 y 0,1 mg/kg. Los huevos de gavilán recogidos en 1972-73 en la República Federal de Alemania contenían entre 0,6 y 11,1 mg/kg (cálculo referido a las grasas).

Las concentraciones de lindano en el agua potable generalmente son inferiores a 0,001 µg/litro; en los países industrializados más del 90% de la ingestión humana de lindano procede de los alimentos.
En los últimos 25 años se ha analizado el contenido de lindano de determinados productos alimenticios de un gran número de países. Las concentraciones halladas en cereales, frutas, hortalizas, legumbres y aceites vegetales variaron entre valores no detectables y 5 mg/kg de producto, y en la leche, las grasas, la carne y los huevos, entre valores no detectables y 5,1 mg/kg (referido a las grasas). Sólo en unos pocos casos se detectaron concentraciones más altas. Sus niveles en el pescado eran, en general, muy inferiores a 0,05 mg/kg
de producto (referido a las grasas).

En estudios sobre dieta total y cesta de la compra para estimar la ingestión humana diaria de lindano, se observó una clara diferencia con el paso del tiempo: la ingestión en el período de alrededor de 1970 llegaba a 0,05 µg/kg de peso corporal al día, mientras que en 1980 esta cifra había descendido a 0,003 µg/kg de peso corporal al día o menos. En los Estados Unidos, la ingestión de gamma-HCH entre 1976 y 1979 disminuyó de 0,005 a 0,001 µg/kg de peso corporal al día en los lactantes y de 0,01 a 0,006 µg/kg de peso corporal al día en los niños de corta edad.

En algunos países se ha determinado el contenido de lindano en los tejidos corporales de la población general. En los Países Bajos, el contenido en la sangre era del orden de < 0,1-0, µg/litro, pero se hallaron concentraciones mucho más altas en varios países en los que se utilizaba HCH de calidad técnica. Las concentraciones medias en el tejido adiposo humano en distintos países varió entre < 0,01 y 0,2 mg/kg (referido a las grasas). La concentración de lindano en la leche humana suele ser bastante baja, con unos niveles medios que van desde < 0,001 hasta 0,1 mg/kilo (referido a las grasas); sin embargo, se ha producido una disminución manifiesta con el tiempo.

Así pues, el lindano se halla distribuido por todo el mundo y se puede detectar en el aire, el agua, el suelo, los sedimentos, los organismos acuáticos y terrestres y los alimentos, aunque las concentraciones en estos distintos compartimentos ambientales son en general bajas y están decreciendo progresivamente. El hombre está expuesto a diario por conducto de los alimentos, habiéndose
detectado lindano en los tejidos sanguíneo y adiposo y en la leche materna; sin embargo, los niveles de ingestión también están disminuyendo.

1.4 Cinética y metabolismo

En las ratas, el lindano se absorbe rápidamente del tracto gastrointestinal y en unas horas se distribuye por todos los órganos y tejidos. Las concentraciones más elevadas se dan en el tejido adiposo y en la piel; en varios estudios, el cociente grasa: sangre era de alrededor de 150-200, el cociente hígado:sangre, 5,3-9,6 y el cociente cerebro:sangre, 4-6,5. El mismo cociente grasa:sangre se
encontró en ratas expuestas por inhalación. Estos cocientes varían en función del sexo, siendo más elevados en las hembras. La absorción por la piel tras la aplicación cutánea de lindano es lenta y muy limitada; esto puede explicar la baja toxicidad del lindano después de la exposición cutánea.

El lindano se metaboliza sobre todo en el hígado mediante cuatro reacciones enzimáticas: deshidrogenación a gamma-HCH, deshidrocloración a gamma-PCCH, descloración a gamma-TCCH e hidroxilación a hexaclorociclohexanol. Los productos finales de la biotransformación son compuestos di-, tri-, tetra-, penta- y hexaclorados. Estos metabolitos se excretan fundamentalmente por la orina, en forma libre o conjugada con ácido glucurónico, ácido sulfúrico o N-acetilcisteína. La eliminación es relativamente rápida, con una semivida en ratas de 3 a 4 días. Las bacterias y los hongos metabolizan el lindano a TCCH y PCCH. La velocidad de transformación metabólica en las plantas es baja, y la vía de degradación más importante es a través del PCCH a tri- y tetraclorofenol y productos conjugados con beta-glucosa y otros compuestos desconocidos. No existen pruebas de la isomerización del lindano a alfa HCH.

1.5 Efectos en los seres vivos del medio ambiente

El lindano no es muy tóxico para las bacterias, las algas ni los protozoos: el nivel carente de efecto fue en general de 1 mg/litro. Su acción sobre los hongos es variable; los niveles sin observación de efectos fueron de 1 a 30 mg/litro, según las especies. Es moderadamente tóxico para los invertebrados y los peces, siendo los valores de la C(E)L50 para esos organismos de 20-9 µg/litro. En estudios de corta y larga duración con tres especies de peces, el nivel sin observación de efectos fue de 9 µg/litro; no se observaron efectos en la reproducción con niveles de 2,1-23,4 µg/litro. Los valores de la CL50 para crustáceos dulceacuícolas y marinos variaron entre 1 y 1100 µg/litro. La inhibición de la reproducción de Daphnia magna dependía de la dosis; el nivel sin observación de efectos fue del orden de 11-19 µg/litro. No se observaron efectos adversos en la reproducción de moluscos con dosis de 1 mg/litro.

La DL50 para la abeja de la miel fue de 0,56 µg/abeja. Los valores de la DL50 aguda por vía oral para varias especies de aves fueron de 100 a 1000 mg/kg de peso corporal. En estudios de corta duración con aves, las dosis de 4-10 mg/kg en la dieta no tuvieron efecto, ni siquiera sobre la calidad de la cáscara de los huevos. Sin embargo, en patas ponedoras tratadas con dosis de lindano de hasta 20 mg/kg de peso corporal disminuyó la producción de huevos.

Todos los murciélagos expuestos a virutas de madera con un contenido inicial de lindano de 10-866 mg/M2, resultado de la aplicación de la dosis recomendada, murieron en un plazo de 17 días. No se obtuvieron datos acerca de los efectos en poblaciones y ecosistemas.

1.6 Efectos en los animales de experimentación e in vitro

La toxicidad aguda por via oral del lindano es moderada: la DL50 para ratones y ratas oscila entre 60 y 250 mg/kg de peso corporal, en función del vehículo utilizado. La DL50 por vía cutánea en ratas es de aproximadamente 900 mg/kg de peso corporal.

La toxicidad se manifestó en forma de estimulación del sistema nervioso central.

El lindano no irrita ni sensibiliza la piel; es ligeramente irritante para los ojos.

En un estudio de 90 días en ratas, la concentración máxima sin efecto fue de 10 mg/kg alimento (equivalente a 0,5 mg/kg de peso corporal). Con niveles de 50 y 250 mg/kg de alimento aumentaron los pesos del hígado, los riñones y el tiroides; con 250 mg/kg de alimento, se observó un aumento en la actividad enzimática del hígado. Este aumento acelera la degradación del lindano y de otros compuestos. En otro estudio de 90 días en ratas, se consideró que el nivel máximo sin efectos adversos era de 4 mg/kg de alimento (equivalente a 0,2 mg/kg de peso corporal); se observó toxicidad renal y hepática a concentraciones de 20 mg/kg y superiores. Un estudio de toxicidad de corta duración en ratones se consideró insuficiente para establecer la concentración sin efectos.

La administración de lindano a perros en dosis de 15 mg/kg de alimento (equivalentes a 0,6 mg/kg de peso corporal) durante 63 semanas no tuvo efectos tóxicos. En un estudio de dos años de duración sobre la toxicidad de este compuesto en perros, en el que se midió un gran número de parámetros, no se observaron anomalías relacionadas con el tratamiento con dosis de 50 mg/kg de alimento (equivalentes a 2 mg/kg de peso corporal) e inferiores. Sin embargo, en el grupo que recibió 100 mg/kg de alimento aumentó el nivel de
fosfatasa alcalina; y con 200 mg/kg de alimento aparecieron anomalías electroencefalográficas indicativas de irritación neurona] inespecífico.

En ratas expuestas por vía respiratoria a concentraciones de lindano de 0,02-4,54 mg/m3, 6 horas al día durante 3 meses, la dosis más alta indujo un incremento de los valores del citocromo P450 hepático; el nivel sin observación de efectos adversos fue de 0,6 mg/m33. En dos estudios de larga duración en ratas, realizados hace muchos años, se ensayaron dosis de 10-1600 mg/kg de alimentos.
En uno de estos estudios se determinó un nivel sin observación de efectos adversos de 50 mg/kg de alimento (equivalente a 2,5 mg/kg de peso corporal). Con 100 mg/kg de alimento se producía un aumento del peso del hígado, hipertrofia hepatocelular, degeneración grasas y necrosis. En el otro estudio, la dosis de 25 mg/kg de alimento (equivalente a 1,25 mg/kg de peso corporal) no tenía efectos, pero con 50 mg/kg de alimento se observaron signos de hipertrofia hepatocelular y degeneración grasas.

Se han investigado los efectos del lindano en todos los aspectos de la reproducción (en tres generaciones de ratas), y su embriotoxicidad y teratogenia tras la administración oral, subcutánea e intraperitoneal en ratones, ratas, perros y cerdos. No se observaron efectos teratogénicos tras la administración oral o parenteral (las costillas supernumerarias se consideraron variaciones). Se pusieron de manifiesto fetoxicidad y/o efectos tóxicos matemos con dosis de 10 mg/kg de peso corporal y superiores administradas mediante sonda oral; se considera que el nivel sin efectos adversos es de 5 mg/kg de peso corporal. En el estudio de tres generaciones de ratas con dosis de hasta 100 mg/kg de alimentos el lindano no ejerció efecto alguno en la reproducción ni la maduración, pero con 50 mg/kg de alimento se produjeron cambios morfológicos en el hígado, que demostraban la inducción enzimática registrada en la descendencia de la tercera generación. El nivel sin observación de efectos en este ensayo fue de 25 mg/kg de alimento (equivalente a 1,25 mg/kg peso corporal).

En un estudio de 22 días en ratas se observó que la dosis sin efecto neurotóxico era de 2,5 mg/kg de peso corporal.

Se han hecho estudios suficientes sobre la mutagenicidad del lindano. En las amplias investigaciones realizadas sobre su capacidad para inducir mutaciones génicas en bacterias y células de mamiferos y para provocar mutaciones letales recesivas ligadas al sexo en Drosophila melanogaster, se obtuvieron siempre resultados negativos. El lindano también dio resultados negativos en los
ensayos in vitro e in vivo realizados con células de mamíferos sobre lesiones cromosómicas e intercambio de cromátidas hermanas.
Tambien fueron negativos los resultados de los ensayos para determinar las lesiones en el ADN de bacterias y los de las pruebas in vivo para observar la formación de enlaces covalentes con el ADN de hepatocitos de ratones y ratas tras su administración oral.
En los escasos ensayos en los que se obtuvieron resultados positivos, el sistema de estudio no era adecuado o no se informó sobre la pureza del compuesto ensayado. Sin embargo, en conjunto, el lindano no parece tener potencial mutagénico.

Se han llevado a cabo estudios en ratones y ratas para determinar el potencial carcinogénico del lindano con dosis de hasta 600 mg/kg de alimento en ratones y de hasta 1600 mg/kg de alimento en ratas. En ratones que recibieron dosis de 160 mg/kg de alimento o superiores se observaron nódulos hiperplásicos y/o adenomas hepatocelulares; en algunos estudios, las dosis utilizadas superaban
la máxima tolerada. En dos estudios en ratones con dosis de hasta 160 mg/kg de alimentos como máximo y uno en ratas con 640 mg/kg de alimentos no se vio ningún aumento en la incidencia de tumores.

Los resultados de los estudios sobre la iniciación y el estímulo de la carcinogenicidad, sobre el mecanismo de acción y sobre la mutagenicidad ponen de manifiesto que en la respuesta tumorigénica observada con el gamma-HCH en ratones interviene un mecanismo no genético.

1.7 Efectos en el ser humano

Se ha informado de varios casos de envenenamiento mortal y de enfermedad no mortal por lindano, producidos de manera accidental, intencionada (suicidio) o por una grave negligencia en las precauciones de seguridad o la utilización inadecuada de productos médicos con lindano. Los síntomas son náuseas, agitación, dolor de cabeza, vómitos, temblor, ataxia, convulsiones tónico-clónicas y/o cambios en el trazado electroencefalográfico. Estos efectos eran reversibles tras la interrupción de la exposición o el tratamiento sintomático.

A pesar de su uso generalizado durante 40 años, se ha informado de muy pocos casos de envenenamiento en el trabajo. En los trabajadores expuestos durante largos períodos, en la fabricación o la aplicación del lindano, el único síntoma observado fue una mayor actividad de las enzimas hepáticas metabolizadoras de fármacos. No hay pruebas de la relación, sugerida en algunas publicaciones, entre la exposición al lindano y la aparición de anomalías hematológicas.
Algunos estudios de toxicidad aguda y de corta duración en la especie humana indican que una dosis aproximada de 1,0 mg/kg de peso corporal no produce envenenamiento; sin embargo, con una dosis de 15-17 mg/kg de peso corporal se observaron síntomas de intoxicación grave.

Se absorbe alrededor del 10% de la dosis de aplicación cutánea, aunque a través de la piel lesionada pasa mayor cantidad.

2. Conclusiones

2.1 Población general

El lindano circula en el medio ambiente y está presente en las cadenas troficas, de manera que la especie humana seguirá estando expuesta. Sin embargo, la ingestión diaria y la exposición total de la población general están disminuyendo gradualmente; se encuentran claramente por debajo de la ingestión diaria admisible y no constituyen un problema para la salud pública.

2.2 Subpoblaciones especialmente expuestas

La presencia de lindano en la leche materna determina la exposición de los lactantes a niveles que generalmente son inferiores a la ingesta diaria admisible y que, por consiguiente, no son un problema para la salud. Aunque sería preferible que los niveles de exposición fueran inferiores, los actuales no representan un factor limitante de la práctica de la lactancia natural.

Se deben seguir rigurosamente las prescripciones en relación con el uso terapéutico de¡ lindano contra la sarna y los piojos.

2.3 Exposición profesional

El lindano se puede manejar sin riesgo siempre que se observen las precauciones recomendadas para reducir al mínimo la exposición.

2.4 Efectos en el medio ambiente

El lindano es tóxico para los murciélagos que reposan en estrecho contacto con madera tratada de acuerdo con las recomendaciones para la aplicación. Si se exceptúan los resultados obtenidos en los estudios sobre derrames en el medio acuático, no hay pruebas que indiquen que la presencia de lindano en el medio ambiente plantee un riesgo importante para las poblaciones de otros
organismos.

3. Recomendaciones

1. A fin de reducir al mínimo la contaminación del medio ambiente por otros isómeros del HCH, se debe utilizar lindano (> 99% de gamma-HCH) en lugar de HCH de calidad técnica.

2. Con objeto de evitar la contaminación del medio ambiente, los subproductos y efluentes de la fabricación del lindano se deben eliminar de manera adecuada.

3. En la eliminación de lindano, hay que tomar precauciones para evitar la contaminación de las aguas naturales y del suelo.

4. Como en el caso de otros plaguicidas, las personas encargadas del manejo del lindano deben recibir instrucciones adecuadas acerca de la manera de aplicarlo.

5. Se deben realizar ensayos de carcinogenicidad de larga duración diseñados con arreglo a las normas actuales.

6. Se debe seguir vigilando la ingestión diaria de lindano por parte de la población general.




Vínculos para ampliar la información