Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Antídotos en pediatría (AP)

7 febrero, 2004

J.C. Piola (1)

(1) Servicio de Toxicología del Sanatorio de Niños (SERTOX).Rosario.

Resumen

La frecuencia de intoxicaciones accidentales por vía oral (IAO) en pacientes pediátricos es elevada. El 90.8% de 7961 IAO atendidas en el Sertox, entre 1990 y marzo/2002 corresponden a menores de 20 años (la mayoría menores de 5 años). Comparamos datos de IAO en menores de 20 años (IAO<20) atendidas en 1977 y actuales para valorar las diferencias en las normas de tratamiento empleadas, incluyendo el uso de antídotos en pediatría (AP). El esquema de tratamiento que incluye "uso de antídotos y otras medidas" representaba el 22% de 476 IAO<20 en 1977 y el 2% de 1446 IAO<20 en el 2000 y 2001 (excluido el oxigeno). Uno de los principales factores en la disminución de la frecuencia de uso de AP es un cambio en la valoración de la eficacia. Un ejemplo ilustrativo es el ácido ascórbico, usado antes frecuentemente en el tratamiento (e incluso prevención) de metahemoglobinemias y actualmente considerado un antídoto obsoleto. La valoración de la eficacia sirve también para otras medidas que han disminuido su uso, como el uso de Jarabe de Ipeca para inducir vómitos. La Asociación Americana de Centros de Toxicología reportó que el 1% de 1.280.751 intoxicaciones registradas en 1997, recibieron alguno de una lista de 17 antídotos. Se sabe que la eficacia de los antídotos es desigual, desde un efecto rápido y dramático (naloxona, flumazenil) a una utilidad cuestionable (quelantes).Enfatizamos que la mayoría de los antídotos son coadyuvantes y no sustituyen el tratamiento de soporte, que sigue siendo la piedra angular en la mayoría de las intoxicaciones. El avance científico hace necesaria la revisión y actualización constante de los protocolos y criterios de uso de antídotos. Los Centros de Toxicología deberían participar de esa tarea y garantizar a nivel regional el acceso de la población a todos los antídotos, incluyendo los de uso menos común como pueden resultar algunos sueros antiponzoñosos. Por ejemplo, en los dos últimos años debimos emplear por primera vez suero antiescorpiónico en pacientes pediátricos. Se discuten otros antídotos de uso preferentemente pediátrico en nuestro medio como la n-acetilcisteína.