Logo Sertox

Portal latinoamericano de toxicología

  • Español

Algo se salvó en el incendio de la colección de animales ponzoñosos del Butantán

19 mayo, 2010
Butantan: buena parte de las serpientes  originales de la colección incendiada se salvó. Por Marcelo Gigliotti, Jornal do Brasil. 19/05/10. El Instituto Butantan es famoso por la producción de antivenenos de serpientes. Por las imágenes de veneno de serpiente que gotea en contenedores. Pero para la comunidad científica, su mayor tesoro fue la colección de serpientes, arañas y escorpiones, la mayoría de los cuales se perdió en el incendio el sábado. En medio de la consternación por la pérdida  de esta colección, una historia revelada a JB por un científico de la Universidad de San Paclo (USP) da un respiro relativo: 70% de las muestras originales utilizados para describir las especies de serpientes brasileñas se conservan y continurán brindando importantes contribuciones a la ciencia. Sigue…
Ver noticia previa relacionada:  La colección de animales ponzoñosos más importante del mundo arrasada por un incendio en el Butantan
Algo se salvó en el incendio de la colección de animales ponzoñosos del Butantán
Leptophis ahaetulla en el zoo de Río de Janeiro
– Este es un material muy importante como referencia para el estudio e identificación de nuevas especies de serpientes – dice el director del Museo de Zoologia del  USP, Hussam Zaher, un especialista en serpientes.

De hecho, el material que escapó del desastre no es tan grande en cantidad. Sin embargo, es rico en calidad. Hay cerca de un centenar de ejemplares diferentes. Al parecer, algunos  los 85 000 ejemplares de serpientes que se perdieron en el incendio. Pero estos cien ejemplares son bastante representativos de la rica diversidad de serpientes en Brasil. Y servirán para ayudar a los científicos a describir nuevas especies.

– Yo mismo  estoy describiendo nuevas especies de serpientes con préstamos de ejemplares obtenidos del Butantan – dice el científico de la USP, quien acaba de describir el tipo Pseudoboa Martins.

Hussam Zaher es un entusiasta de la historia del Butantan. Él dice que  Brasil, debido a su diversidad biológica, tiene más serpientes que los países de clima templado. Por lo tanto, nunca estos países tuvieron que hacer grandes bases de datos sobre las serpientes. Pero Brasil, a través  del Butantan desde el comienzo de la institución fundada en 1901 por Vital Brasil, se encontró con  una multitud de especies.

– Se hizo evidente que era necesario catalogar las especies brasileñas. Rápidamente, la colección se amplió. Las serpientes llegan diariamente de todo el país. Butantan ya  ha registrado más de un millar de colaboradores o coleccionistas, que  intercambian las serpientes por   antiveneno  de  serpientes – dice el  herpetólogo de la  USP.

Además, según Zaher, la colección de serpientes se ha separado del sector de  producción de sueros, y ganó una importancia propia.

– Esta colección ha estado sirviendo para responder a preguntas biogeográficas y evolutivas. En resumen, asistiendo a una amplia gama de investigaciones y  a la investigación científica – dice Hussam.

Por supuesto, con el fuego, hubo una gran pérdida, dice el científico de la USP. Después de todo, la colección se ha ido formando desde hace más de cien años. Los ambientes naturales donde se recogieron las serpientes se urbanizaron, y muchas especies se extinguieron.

– Cada copia es un documento de alto valor científico. Por lo tanto, hubo 85 000 mil registros únicos para la ciencia. Fue la mayor colección de serpientes neotropicales en el mundo – dijo Hussam Zaher.

Para Zaher el alojamiento de la colección fue insuficiente. Las 85 000 serpientes y más de 450 000 arañas y escorpiones estaban en un galpón.

– Esta colección se merecía un edificio moderno, con características de un museo de historia natural – críticó. – Durante años, los científicos han estado tratando de mejorar las condiciones de almacenamiento. No faltó el alerta.
Traducción. Sertox