Prevención en el uso de las drogas

La prevención en el uso de las drogas es materia de actualidad, en virtud de tratarse de un problema que crece rápidamente dentro de comunidades con diferentes niveles de poder adquisitivo y que si no se detiene tempranamente, aumenta la posibilidad de que su consumidor se vuelva adicto, con graves consecuencias para su condición física y la vida dentro de la sociedad en general.

¿Qué es la prevención en el uso de las drogas?

Las drogas tienen la facultad de modificar el cerebro de quienes las utilizan, generando en ellos una necesidad constante de consumo que les lleva hasta un nivel de adicción del cual es muy difícil salir.

Al seguir adecuadas medidas para la prevención en el uso de las drogas y reducir su consumo se reducen las posibilidades de que estos agentes químicos o naturales puedan dejar secuelas de su toxicidad en el organismo de quienes las consumen y se minimiza sustancialmente este problema a nivel social.

Muchas personas caen en el mundo de las drogas por diferentes motivos, aunque los usuales están asociados a situaciones emotivas como un divorcio o la pérdida de estabilidad económica; por lo que la prevención en el uso de las drogas radica en la implementación de actividades y prácticas que promuevan calidad de vida a quienes lo requieran sin que deban apegarse a este vicio para salir adelante.

Medidas de prevención en el uso de las drogas

Todas las adicciones, de una forma u otra, llevan una serie de consecuencias asociadas a ellas; para lo cual es preciso en primer lugar prevenir esta inclinación por apegarse a algo de forma frecuente y consecutiva; lo que se logra mediante:

  • Integración familiar dentro de un ambiente en el que reine el respeto, la comunicación y la confianza.
  • Establecer lazos de afecto sólidos y promover una convivencia positiva con familiares, grupos de vecinos, amigos, maestros, compañeros de trabajo y más.
  • Reconocer los logros alcanzados por cada persona en particular, apreciar sus capacidades personales, habilidades y destrezas.
  • Crear hábitos sanos en nuestros hijos desde pequeños; impulsando su amor por la lectura y la participación en actividades fuera de la escuela a través de las cuales desarrollen su personalidad e enriquezcan su convivencia.
  • Fortalecer la autoestima de los niños a temprana edad, demostrando interés en sus gustos, aceptándolos tal como son, sin emitir comparaciones y fomentando su confianza; aprovechando siempre el tiempo libre para compartir con ellos.

Aunado a la prevención en el uso de las drogas está el hecho de que se deben detectar las señales a tiempo, con las cuales se indica que una persona está a punto de dejarse tentar por este tipo de consumo, observando aspectos como los siguientes:

  • Su tendencia a la soledad, a pasar mucho tiempo en su habitación sin compartir con el resto de la familia y a detener lo que está haciendo cuando siente que alguien se acerca a ella.
  • Manifestación de cambios constantes de conducta sin causa aparente. Es posible que la persona que está pensando en consumir drogas, se encuentre luchando con su yo interior, por lo que es necesario evitar que este le lleve a tomar decisiones erradas.
  • Dificultad para asumir responsabilidades, alegando falta de interés o sencillamente por el hecho de que no se siente lo suficientemente estimulado para hacerlo.
  • Deterioro evidente de su rendimiento escolar, lo que implica que no se está concentrando como es debido en su aprendizaje, posiblemente a causa de que mantiene contacto con personas que le hacen perder el tiempo.
  • Cambio repentino de amistades, como evidencia de que no se siente satisfecho con su entorno y se encuentra experimentando en otros ambientes.
  • Falta de interés en actividades que antes le gustaban y ahora no llenan sus expectativas.
  • Cambios de hábitos de sueño, mostrando que duerme mucho o casi no duerme.
  • Necesidad constante de dinero o posesión de este sin justificar de dónde lo ha sacado.
  • Pérdida de apetito y cambios de gustos en lo referente al consumo de alimentos.
  • Una evidente tendencia a decir mentiras.
  • Presencia de pequeños hurtos en casa, que antes no se presentaban.

Riesgos asociados a las intoxicaciones

Aprende sobre los riesgos asociados a las intoxicaciones, lesiones de importantes consecuencias que pueden tener lugar al inhalar, tragar, tocar o inyectarse sustancias químicas, drogas, venenos, medicamentos e incluso ingerir alimentos que afectan de una forma particular el organismo de quien los consume. Descubre todo lo referente al tema, a lo largo de la lectura de este artículo.

¿Qué es una intoxicación?

La intoxicación es una reacción mostrada por el organismo luego de estar en contacto con una sustancia que le resulta tóxica, la cual puede llegar a ser aguda en función de los síntomas clínicos mostrados por la persona ante su reciente exposición y de acuerdo con la cantidad y potencial de toxicidad de la sustancia consumida.

Cuando la persona expuesta a un agente tóxico muestra reaccionar, esto puede ocasionar desde una lesión leve hasta su muerte, en función de lo que haya estado en contacto con él.

Existen diferentes elementos que pueden causar una intoxicación, además de las drogas, químicos, medicamentos y alimentos; pues también están las producidas a causa de virus, bacterias y parásitos que ocasionan infecciones.

¿Cuáles son los tipos de intoxicaciones?

Las intoxicaciones pueden ser alcanzadas por diferentes vías de exposición, siendo las más usuales la ingestión, inhalación o aplicación de inyecciones; mientras que en función de su evolución dentro del organismo y la rapidez con la cual expanden su contaminación tóxica se clasifican como agudas, sobreagudas, subagudas y crónicas.

Riesgos asociados a las intoxicaciones

Los riesgos asociados a las intoxicaciones están estrechamente ligados al tipo de tóxico al que se ha expuesto la persona. Por ejemplo, si se trata de un alimento, mostrará de inmediato una serie de erupciones cutáneas o una grave deshidratación a causa de la pérdida de agua, sales y minerales esenciales por parte de su cuerpo.

Otras intoxicaciones se pueden producir a causa de la aplicación de un medicamento con componentes químicos que ocasionan alergia a su consumidor o tratarse de un producto cosmético con elementos que no soporta la persona.

En este caso corren el riesgo de mostrar erupciones de graves consecuencias que incluso pueden alterar su glotis, evitando que pueda respirar y ocasionando su muerte, si no le es suministrado un antialérgico rápidamente.

En este caso hablamos sobre lo que los científicos identifican como angioedema de laringe, síntoma que puede surgir a causa de una reacción alérgica grave que se origina mediante la exposición o contacto con un agente tóxico.

Los riesgos asociados a las intoxicaciones son muchos y todos ellos llevan a que el paciente deba ser atendido por profesionales facultados a fin de que le sea suministrado rápidamente un tratamiento para detener el avance de dicha reacción.

Además de todo esto, la presencia de una intoxicación lleva a que la persona que la sufre experimente síntomas como los siguientes:

  • Dolor de cabeza
  • Taquicardias y palpitaciones cardíacas
  • Convulsiones
  • Dolor abdominal
  • Dolor en el tórax
  • Confusión y somnolencia
  • Vértigos, Diarrea
  • Tos, dificultades respiratorias o problemas para deglutir.
  • Pérdida del apetito acompañado de náuseas y vómitos
  • Pérdida del conocimiento
  • Incontinencia urinaria

Estos síntomas puede que no se manifiesten de inmediato, pero si la persona es alérgica a la sustancia que ha consumido, inhalado o inyectado, con toda seguridad lo irá experimentando progresivamente e incluso su intensidad aumentará.

Un ejemplo clásico es la intoxicación producida a causa de la ingesta de productos venenosos donde el paciente amerita que le sea realizado un lavado estomacal para retirar esta sustancia de su organismo si se actúa a tiempo. No obstante, esto deja otros riesgos asociados como los emocionales, de los cuales muchas personas no logran recuperarse.

Es importante tener presente que los síntomas de una intoxicación varían de acuerdo con lo que se haya consumido o tocado, pero en cualquier caso se debe actuar rápidamente y llevar a la persona con urgencia a un servicio sanitario cercano a su domicilio.

Daños de salud ocasionados por las drogas

Los daños de salud ocasionados por las drogas son una de las principales consecuencias que deja su uso sobre los individuos, aunado a muchas otras situaciones que representan un problema a nivel de la sociedad, ya que la adicción a este tipo de sustancias tóxicas les lleva hasta cometer delitos con el fin de adquirir dinero que les sirva para mantener este consumo de forma frecuente.

Abuso de sustancias psicoactivas como las drogas

Las sustancias psicoactivas son compuestos que tienen la particularidad de actuar sobre el sistema nervioso humano y generar importantes alteraciones en su funcionamiento, siendo ejemplo de ello las drogas, el alcohol, los alucinógenos, depresores como los benzos y muchos otros productos obtenidos en forma de compuestos naturales o sintéticos.

Aunque existen regulaciones especiales para el control y fiscalización del uso de este tipo de sustancias, muchas son consumidas como parte de las actividades recreativas y otras son de índole farmacológica indispensables para calmar dolencias y malestares.

Sin embargo, existen otras cuyo uso es ilícito como es el caso de la cocaína y sus derivados, las que solo son aprobadas con fines médicos o científicos.

Daños de salud ocasionados por las drogas

Se ha comprobado que muchas personas comienzan el consumo de drogas casi de forma fortuita u ocasional, pero una vez que sienten la euforia que les ocasionan ya no quieren despegarse de ellas, sin pensar en los daños de salud ocasionados tras su consumo; tales como los que se mencionan a continuación:

  • La adicción a las drogas causa trastornos que son una pesada carga para los individuos y las comunidades, pues se trata de una dependencia que implica la obtención continua de este tóxico y cuyo consumo deja graves secuelas sobre la salud de quien las ingiere.
  • Los consumidores de drogas no solo deterioran su organismo  con el paso del tiempo, sino que también afectan sus relaciones personales y cometen actos que van en contra de la estabilidad de sus familias.
  • Es posible minimizar los daños ocasionados por las drogas cuando estas no se vuelven una adicción, en cuyo caso es preciso tomar medidas más drásticas a fin de detener este consumo o irlo reduciendo de forma progresiva, para que su cuerpo se adapte a vivir sin este suministro.
  • El uso frecuente de drogas conlleva a la aparición de trastornos emocionales, ansiedad, depresión, enfermedades mentales e incluso esquizofrenias que pueden ser difíciles de erradicar.
  • El alcance del consumo de drogas sobre la salud puede ser tan grave que ocasiona efectos negativos como aparición de enfermedades cardíacas, hepatitis, endocarditis, deficiencias pulmonares, embolia, cáncer y hasta sida.
  • Las personas que conducen bajo el estado alucinógeno de las drogas corren mayores riesgos de sufrir accidentes de auto; son propensas a cometer delitos como robos, crímenes y violaciones.

Si bien muchos de los consumidores de drogas se inician dentro de este nefasto mundo sin tomar en consideración los daños que ellas le ocasionan a su cuerpo, también está el hecho de que se trata de un problema que debe ser abordado desde temprano, a fin de evitar que se llegue a él de forma fácil.

En otras palabras, cuando los niños y jóvenes se forman dentro de un hogar estable en el que aprenden de las experiencias suministradas por su padres, gozan de autoestima y se siente amados, valorado,; con todo lo necesario para su sustento básico, difícilmente se arriesgan a probar las drogas y menos aún si se les ha instruido previamente sobre ellas.

Pero si el ambiente en el que desenvuelve el individuo se caracteriza por contar con pobreza extrema, donde difícilmente alcanza para comer, con un padre que llega borracho a cualquier hora del día y arremete contra la madre sin causa justificada, el hijo está recibiendo en aprendizaje de indirectamente le incita a buscar una vía de escape; lo que encuentra al consumir drogas para no sufrir a causa de estas experiencias.

Productos tóxicos

Los productos tóxicos son todos aquellos que producen efectos nocivos en tu organismo al entrar en contacto con ellos y, aunque no lo creas, seguramente en tu hogar cuentas con varios que pueden ocasionar desde lesiones leves hasta consecuencias graves, pues al intoxicarte podrías morir. Tómate unos instantes para conocer sobre ellos.

Los productos tóxicos en la vida cotidiana

Existen diferentes productos peligrosos que nos rodean, muchos de ellos los empleamos para realizar la limpieza de nuestro hogar, otros son utilizados como materiales de construcción de nuestra vivienda, pero en general representan agentes con poder para dañar la salud de todos aquellos que estén expuestos a su acción.

Es posible que emplees alguno de los productos tóxicos disponibles a nivel comercial sin percatarte de su toxicidad ni de las consecuencias que pueden tener sobre tu cuerpo, cuando no los manipulas con precaución; siendo ejemplo de ello algunos de los que señalamos a continuación:

  • Asbesto, utilizado en algunas construcciones por su resistencia al calor y a la corrosión; fortalecido a su vez con otros materiales pero cuyo uso ha sido reducido por tratarse de un producto tóxico que emana componentes que se almacenan en el cuerpo, ocasionando enfermedades respiratorias, cáncer, inflamación y más.
  • Benzoato de bencilo, empleado como insecticida común para erradicar piojos y sarna o aditivo incluido en la preparación de algunos alimentos de cuya acción se sospecha que se genera una neurotoxina.
  • Bisfenol A y S, material empleado para la fabricación de plásticos duros y transparente, usualmente conocido como policarbonato, usado para crear biberones y revestimientos para latas de metal pero según estudios se ha comprobado que ocasiona alteraciones endocrinas.
  • DEHP, un plastificante líquido empleado en fluidos hidráulicos y plásticos PVC que se filtra hasta los alimentos cuando entra en contacto con el agua que corre a través de ellos, ocasionando en este caso problemas a nivel de riñones, pulmones, órganos reproductores, hígado y hasta en la formación de los fetos.
  • Formaldehído, identificado también como metanol o compuestos orgánicos volátiles, un gas sumamente inflamable de mal olor e incoloro empleado en pesticidas, textiles, cosméticos, materiales de construcción y fabricación de productos para el hogar. Es considerado un producto tóxico que puede generar cáncer, problemas gastrointestinales, respiratorios, nerviosos, reproductivos, inmunológicos y cutáneos.
  • Plomo, producto tóxico que puede estar presente en tu hogar como parte de la pintura vieja de juguetes, en las tuberías, paredes o maquillajes; es un elemento que se acumula en el cuerpo y tras cierto tiempo ocasiona daño cerebral, alteraciones de comportamiento y más, especialmente sobre los niños.
  • Éteres de difenilo polibromados, un retardante de fuego utilizado en la fabricación de muebles de espuma, alfombras, plásticos, textiles, materiales de construcción y aparatos electrónicos. Este producto tóxico se acumula con el paso del tiempo en el cuerpo de las personas y ha sido asociado con la presencia de tumores, problemas de tiroides y retraso en el desarrollo de su cerebro.
  • Parabenos, utilizados como conservantes en la fabricación de productos cosméticos y algunas medicinas; son considerados disruptores endocrinos que se absorben a través de la piel con consecuencias drásticas sobre ella como la aparición de cáncer. Los encontrarás en productos como pasta de dientes, humectantes, geles, champús y algunos otros.
  • Ftalatos, empleado como componente suavizante en la fabricación de productos de belleza y plásticos pero es considerado un producto tóxico que puede ocasionar lesiones renales, hepáticas, promover asma, alergias y hasta cáncer.

La lista de productos tóxicos con los cuales convives durante tu rutina diaria es infinita, si bien esto no quiere decir que por haber estado en contacto alguna vez con ellos puedas padecer las enfermedades antes mencionadas, es preciso que tengas conocimiento de su existencia y evites en la medida de lo posible el contacto frecuente con este tipo de materiales.