Bienvenido al ::: SerTox :::!

     Menú
· Noticias
· Institucional
· Investigación
· Materiales Educativos
· Biblioteca multimedia
· Preguntas frecuentes
· Boletín
· Buscar
· Contáctenos
· Enlaces - Directorio
· Glosario
· Noticias x Mes
· Temas
· Top 15

EnglishSpanish

     Buscar


     Categorías
· Todas las Categorías
· Aportes
· Ejercicios
· Informan / Escriben
· La prensa
· Noticias del Sertox
· Recomendamos
· Toxicología al día
· Trivia toxicológica
· zNo sólo de tóxicos

     Blogs




     Manifiesto amianto





 La prensa: Sobre riesgos de la cloramina en las piscinas

Ver Imagen

¡No hacer pis en las piscinas! (Foto: SerTox)

Cloramina, el 'veneno' que se oculta en las piscinas. Por Francisco Javier Recio. elmundo.es. 06/08/15. 
  • Derivado del cloro, puede causar y agravar enfermedades respiratorias como el asma
  • Se forma al mezclarse el cloro con compuestos orgánicos como el sudor y la orina
  • Los niños de entre 6 y 7 años son los más expuestos porque tragan más agua


Usuarios en la piscina de una urbanizción.
Usuarios en la piscina de una urbanizción.
Si ha notado que tras bañarse en la piscina del hotel o de la urbanización tiene los ojos enrojecidos o la piel seca, no le eche la culpa al cloro. Es más probable que la causa de esas incomodidades no sea directamente éste sino uno de sus derivados, la cloramina, que se forma con el contacto del cloro con las sustancias orgánicas presentes en el agua: el sudor, la orina, los insectos y hasta las hojas y pequeñas ramas procedentes de la vegetación del entorno. La cuestión es más seria de lo que parece. Una exposición larga a la cloramina puede llegar a provocar asma y otras afecciones respiratorias.

Neumosur, sociedad científica que aglutina a los neumólogos y cirujanos torácicos del sur de España, ha alertado sobre los riesgos de las piscinas mal cuidadas, especialmente para los niños. La cloramina puede llegar a lesionar el epitelio pulmonar y provocar síntomas asmáticos (tos, pitos en el pecho y ahogo) o provocar asma en niños con predisposición. La probabilidad de presentar alguno de esos síntomas aumenta cuanto más pequeño sea el niño, más tiempo permanezca en la piscina, más agua de la piscina ingiera, menos higiene personal se exija a los usuarios y mayor sea la temperatura del agua.

Los niños de hasta seis y siete años, que chapotean más que nadan, están más expuestos porque inhalan y tragan más partículas de agua con cloramina. Este compuesto, responsable también del olor a desinfectante, aparece en la piscina en las horas posteriores a la primera cloración, como resultado de la mezcla del ácido hipocloroso (la reacción del cloro con el agua), el sudor, la saliva, la orina y otros elementos orgánicos presentes. La única forma de acabar con ella es añadiendo más cloro, en un tratamiento de choque que, no obstante, debe ser controlado minuciosamente.

El nivel de cloro libre (el que no se ha convertido en cloramina) debe estar entre los 0,6 y 1,5 miligramos por litro, con un nivel de pH entre 7,2 y 7,8. Lo más adecuado, según los expertos en salubridad de estos espacios, es comenzar con una dosis de 20 gramos de cloro de acción rápida por cada metro cúbico de agua, y continuar con un mantenimiento a base de cloro en tabletas o grano de manera que se mantenga siempre en la horquilla de entre 0,6 y 1,5 miligramos por litro.

Los niveles de cloramina son mayores en las piscinas cubiertas, con mayor temperatura del agua y con malas condiciones higiénicas de los nadadores. Los expertos de Neumosur aconsejan a los padres que se cercioren de que las instalaciones a las que llevan a sus hijos disponen de los permisos correspondientes, y, en todo caso "evitar aquellas cuyas condiciones les resulten sospechosas". Es importante también no dejar a los menores un tiempo demasiado prolongado en el agua, intentar evitar que la traguen y exigir a los padres de niños pequeños el uso de pañales adecuados capaces de absorber la orina en el agua.

Pero no sólo los niños deben estar prevenidos ante estos riesgos, advierten los neumólogos. También todos aquellos que padecen alguna alergia o enfermedad respiratoria, así como las personas más expuestas al agua de la piscina, como los monitores, cuidadores y el personal de mantenimiento, a los que recomiendan ser "inflexibles y exigentes en el cumplimiento de las adecuadas condiciones higiénicas de la piscina y su entorno".

____________________________________________________________________________________________________
Leer relacionado: Cloro y orina en la piscina pueden causar severos daños. cronicajalisco.com. 07/08/15. Nadar es uno de los deportes más completos y benéficos, sobre todo si estás de vacaciones; sin embargo,  para que no haya peligro al realizarla la limpieza del agua es indispensable.

La natación es uno de los ejercicios más completos gracias a que estimula el desarrollo y el fortalecimiento del cuerpo, la principal sustancia utilizada para purificar el agua, el cloro, podría ser responsable de varias de las infecciones más comunes en la alberca.

Especialistas en Neumología aseguran que el riesgo de asma puede aumentar hasta 60% cuando la exposición al cloro es intensa y prolongada, especialmente si se trata de niños y nadadores profesionales. Incluso, advierten que cuanto más pequeño, más tiempo pase nadando y más agua ingiera, mayores probabilidades tiene el infante de presentar síntomas de asma y daño en los pulmones.

A la vez, afirman que la presencia de elementos contaminantes en el agua puede provocar infecciones en la piel que suelen identificarse inicialmente con la presencia de salpullido e irritación, por ejemplo, en los pies (sobre todo, debido a la multiplicación de hongos).

Pero existe otro factor tóxico, y es la mala costumbre de orinar en las albercas, que además de obligar al excesivo uso de cloro que, como se ha visto, causa más daños a la salud de los que nos imaginamos, provoca una reacción química que es todavía más peligrosa.

En personas que nadan con los ojos abiertos pueden surgir desde pequeñas molestias derivadas del efecto irritante que tiene dicha sustancia sobre la conjuntiva ocular hasta graves infecciones en ojos; de hecho, se sabe de casos de conjuntivitis infecciosas ocasionadas por nadar en piscinas poco cloradas o bien, contaminadas y sí por supuesto por la orina de los nadadores, que parece inofensiva, pero no lo es.

Los desinfectantes más comúnmente usados son cloro y bromo, los cuales producen a su vez otras sustancias que al combinarse con materia orgánica proveniente no sólo de la orina, también de sudor, células de la piel, cosméticos, perfumes e, incluso, cabello, provocan cambios (tóxicos) en los genes de los nadadores, según datos del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental, de Barcelona, España.

Además de alterar genéticamente al individuo, la exposición a la mezcla de orina y cloro (ya sea a través de la piel o por vía inhalada) tiene efectos respiratorios, entre ellos, mayor riesgo de sufrir asma.

Para controlar el nivel de organismos peligrosos (patógenos microbianos) en el agua de las albercas, regularmente se usa hipoclorito sódico (lejía), compuesto que puede sufrir cierta reacción al contactar con otros elementos químicos, en especial, nitrógeno. Cabe señalar que orina y sudor son fluidos que contienen urea, algunos aminoácidos, creatinina, ácido úrico y nitrógeno.

Es natural, por tanto, que investigadores chinos y estadounidenses aseguren que 93% del ácido úrico en las piscinas procede de la orina, pues cada vez que una persona se “ahorra” la visita al baño, deja en el agua entre 27 y 217 ml de líquido amarillo, en promedio.

Jing Li, de la Universidad Agraria de China, y Ernest Blatchley, de la Universidad de Perdue (Estados Unidos) tomaron muestras de varias piscinas en Beijing, capital china, y comprobaron que había cantidades significativas de cloruro de cianógeno (CNCl) y de tricloramina o tricloruro de nitrógeno (NCl3), compuestos químicos que pueden evaporarse (volátiles) y son resultado de la interacción entre el cloro y la orina.

En este sentido, advierten los expertos que el CNCl es componente tóxico que puede afectar corazón, pulmones y el sistema nervioso central, mientras que el NCl3 se relaciona específicamente con daño en los pulmones.

Pero los peligros por exceso de cloro en la piscina van más allá, los aficionados a la natación sufren infecciones en oídos con mayor frecuencia que el resto de la población debido a la humedad provocada por los baños continuos, pues crean un ambiente que facilita la proliferación de microorganismos en el conducto auditivo externo, sobre todo si se sumergen en aguas demasiado cloradas, o bien, si el ácido úrico en las piscinas es elevado.

Para disminuir el riesgo de sufrir afecciones por la exposición a sustancias nocivas en el agua, la primera y más simple recomendación sería que las personas eviten orinar en las piscinas.

Tomando en cuenta lo difícil que puede ser controlar esta conducta, vale la pena tomar medidas adicionales, como:

• Pasar por la regadera antes y después de salir de la piscina.

• Utilizar gorra de baño.

• Usar googles.

• Para reducir el riesgo de infecciones en oídos, limpiarlos escrupulosamente después de nadar a fin de retirar cualquier residuo que se haya alojado; asimismo, se recomienda usar tapones adecuados para esta zona.

• Después de nadar, secar perfectamente la piel, sobre todo pies para evitar la proliferación de hongos, así como utilizar sandalias en áreas comunes.

• Evitar aquellas albercas donde la intensidad del olor del agua te haga sospechar un exceso de cloro o un mantenimiento inadecuado de las condiciones higiénicas.

• Usar pañales específicos fabricados para absorber la orina en el agua en caso de bebés y niños pequeños.

• Eliminar maquillaje y/o perfume antes de entrar a la alberca.

Enviado por jcp el 06 agosto 2015 00:00:00 (872 Lecturas)






Artículos e imágenes de:
 Contaminantes, ecología y ecotoxicología
Contaminantes, ecología y ecotoxicología
 País: España
País: España

 
     Enlaces Relacionados


Noticia más leída sobre Contaminantes, ecología y ecotoxicología:
Smog en México DF


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Publicidad






Todos los logos y marcas registradas son propiedad de sus respectivos dueños. Los comentarios son propiedad de quienes lo envían, todo el resto © 2006-2011 by Sertox.

Webs Asociadas: www.country2.com / Radio FM Estacion San Pedro / Lombó Teatro Salamanca - Zamora

PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.03 Segundos